23 dic. 2010

Fino: la humildad hecha grandeza


A Fino Ghermann lo conocen todos. De eso no caben dudas. Por su humildad, por su extraordinaria carrera como basquetbolista, por su altura o por su andar tan característico. Pero nunca pasa desapercibido. Tampoco hay motivos para que así fuera. Incluso los más jóvenes, aquellos que no lo conocen pero en alguna esquina de la ciudad tuvieron la fortuna de cruzárselo, lo miran de manera llamativa.
Para el resto, para todos los que conocen parte del deporte argentino en general y el misionero en particular, saben que no se puede escribir una sola línea del deporte sin mencionar a Ernesto Gehrmann, o simplemente Finito, como se lo conoce en el ambiente.
No obstante, el más grande deportista que dio la tierra colorada, sin temor a equivocaciones ni comentarios sugestivos que puedan demostrar lo contrario, no es, quizás, lo suficientemente reconocido como debiera.
Es cierto que recibió cientos de premios, distinciones y reconocimiento a su trayectoria en cada cancha o escenario deportivo que pisó.
Pero no son muchos los que saben que durante décadas ostentó la marca de máximo goleador histórico en mundiales. La marca de 331 puntos en un solo torneo fue derrumbada en el transcurso del año que se acaba de ir. Y la borró otro deportista que, no hace falta esperar para corroborarlo, ya es parte también del básquet argentino: Luis Scola.
La vidriera de Fino en el básquetbol del país fue el Campeonato Argentino realizado en Mendoza en el año 1963. Gehrmann concurrió como integrante de la Selección de Misiones. Un año antes, cuando la misma cita convocaba en la capital de su provincia, ya había sido preseleccionado. Pero, mientras se entrenaba, Finito sintió miedo (ya entonces existía el miedo escénico que popularizaría Valdano) y, para evadirse, se ocultó en los montes de Colonia General Alvear, muy cerca de Oberá, su ciudad natal.
En Mendoza ya había superado el trauma. Entonces impresionaba su altura: 2,06 metros. Después se quedaría en sus históricos 2,11.
Tres años más tarde, nada más, el 12 de febrero de 1966, debutaba en la selección Argentina. Fue contra Paraguay en Cosquín jugando el torneo Confraternidad Americana. Y sería campeón sudamericano en Mendoza 1966 y Medellín 1976.
En 1978 cumplió su última temporada internacional e igualaría hasta ese momento el récord de permanencia en el equipo nacional -con 12 años de trayectoria-, considerando el debut y la última vez. Lo tenían Rafael Lledó y Ricardo Alix. Pero Gehrmann hizo lo que nadie: dio el presente en cada temporada. Hoy, con 16 años, ese récord lo ostentan Carlos Raffaelli y Carlos Romano.
En su amplio abanico internacional se destaca su participación en seis Campeonatos Sudamericanos (desde 1966 hasta 1977), tres Juegos Panamericanos (1967, 1971 y 1975) y dos Mundiales (1967 y 1974).
Si no tenemos en cuenta la súbita aparición reciente del jugador de la NBA, Fino es el argentino más goleador de nuestra historia mundialista, al jugar 16 partidos y promediar 20,5 puntos. Fue el goleador (23,8 de media) del Sudamericano de Bogotá 1973.
De Tokio de Posadas se fue a Gimnasia y Esgrima La Plata y de allí recaló en el Palmeiras de San Pablo, Brasil. Volvió en 1976 al Lobo platense, siendo bicampeón de la Capital Federal en 1978 y 1979. Gracias al básquet recorrió 24 países, y con su juego deslumbró a millones.
Finito fue un grande en todo sentido. Hoy, seguramente por su bajo perfil, pierde trascendencia. Pero su infatigable humildad y su corazón abierto ya son parte de una historia que jamás se olvidará.

11 dic. 2010

Valdovinos-Fernández: la lucha de intereses



Y un día hubo otro candidato en la Liga. Los siete años de Luis Valdovinos en el sillón principal del ente que rige los destinos del fútbol capitalino parecían, a partir del próximo año, tener continuidad durante dos más.
Como en la mayoría de los casos, daba la sensación de que esta vez nuevamente no habría oposición para el actual presidente.
Sin embargo, Guillermo Cabrera, otrora ladero de Valdovinos, no tardó en iniciar una campaña desde el mismo momento en que se alejó de la Liga justamente por diferencias insalvables con el actual titular de la LPF.
Y el máximo referente de Atlético Itatí y San Ignacio rápidamente puso sobre la mesa el nombre de Edén “Buby” Fernández. Y aunque enseguida nomás La Picada, Atlético Posadas, Candelaria y Garupá Propiedades apoyaron la candidatura del presidente del Colegio de Técnicos de Misiones, ahora no abundan las esperanzas de hace unos días atrás.
El Brete y Huracán afirmaron que primero querían escuchar y analizar las propuestas, mientras que Brown y Guaraní amagaban con soltarle la mano a Valdovinos.
Teniendo en cuenta que los clubes de Primera A aportan tres votos cada uno, los de la B dos y los de la C uno, resulta fundamental para cualquier candidato al sillón presidencial contar con el apoyo de al menos cinco clubes de los 10 que hay en la máxima categoría.
Aquellos que buscan un cambio en la Liga, pero sin demostrar abiertamente su postura anti Valdovinos, afirmaron que la idea es que el actual presidente ocupe un cargo en el Consejo Federal de la AFA, dándole la chance a otro postulante de dirigir los destinos del fútbol doméstico. Y aunque pueda ser cierto, está claro que los clubes que desean ponerle fin a esta conducción no ocultan sus intereses.
A la hora de criticar a Luis María, mencionan su manejo autoritario y arbitrario, su escaso compromiso con los clubes posadeños, la inequitativa distribución de los ingresos que provienen de AFA, su nefasta política en materia social y la poca voluntad de proyectar con el gobierno soluciones generales que tengan que ver, por ejemplo, con arreglar estadios y “bancar económicamente” la seguridad y los médicos.
Justamente este último punto fue el que llevó a algunas entidades a querer cerrar el presente capítulo.
Candelaria, por ejemplo, es uno de los clubes que más cumple en la Liga. Está al día, hace los aportes en tiempo y forma y no adeuda un centavo. Sufre descuentos de puntos, generalmente por negligencias propias, pero se cansó de la disparidad de atenciones respecto de otros clubes.
La Picada es, desde el primer momento, el que más evidenció su disgusto para con Valdovinos. Sus dirigentes siempre lo criticaron y ahora no tardaron en ser los primeros en potenciar la candidatura de Fernández. Lo mismo sucedió con el Decano. Y Garupá Propiedades fue el último que, aunque de manera indirecta, también dejó en claro su postura a favor del cambio.
La íntima cercanía e identificación de Buby con Brown hacía presagiar que el Verdirrojo podía llegar a apoyar al único candidato opositor para el próximo 17 de diciembre. Esta sensación aumentó cuando algunos dirigentes aseguraron que últimamente la relación de Castelli con Valdovinos no atravesaba por su mejor momento. Sin embargo, hay motivos para creer que la entidad de Villa Urquiza no le soltará el brazo al “Gordo”, sobre todo por lo que éste hizo para que el Verdirrojo pueda jugar el último Torneo Provincial, primero, y el Torneo del Interior, a principios de año.
La excelente relación, por conveniencia, necesidad o convencimiento, de Crucero y Valdovinos parece no perder vigencia, mientras que se descuenta que Mitre continuará apostando a esta presidencia, más allá de que cuestione de manera reiterada algunos manejos de esta gestión.
Huracán, por ahora, apostaría a mantener el actual mandato, mientras que El Brete estaría, aunque no muy convencido, inclinándose por Valdovinos.
Así las cosas, en un contexto que puede modificarse de un día para otro, Fernández contaría con el apoyo de cuatro clubes de la A (Candelaria, La Picada, Atlético Posadas y Garupá Propiedades), mientras que serían cinco (Crucero, Brown, Mitre, Guaraní y Huracán) los que apoyarían, algunos con varias dudas, al vigente presidente.
Y en este sentido, Valdovinos no tardó en comunicarse con la gente de El Brete, consciente de la importancia de esos tres votos. De cualquier manera, en la ribera ya aseguraron que escucharán las propuestas opositoras para decidir el voto.
Pero no todo muere acá. Los equipos de la B también suman. O restan. Y de los siete clubes que aportan dos votos, cinco estarían de acuerdo con el cambio. En la C ni siquiera se sabe cuántos clubes estén habilitados para sufragar, por lo que mejor resulta no tenerlos en cuenta, al menos por el momento. Y así, si finalmente El Brete le da el visto bueno a la actual conducción, habría un empate 22-22.
Las propuestas de uno y otro lado, las infaltables promesas cruzadas y hasta algún que otro incentivo van a inclinar la balanza. Pero ojalá, triunfe quien triunfe, después no haya ajuste de cuentas, reprimendas ni castigos de ninguna índole. Y que todo derive en el crecimiento del fútbol capitalino, al fin y al cabo lo más importante.

2 dic. 2010

¿Mandan o no mandan los resultados?




La discusión es antigua, discutida y polémica. Pero siempre está vigente. Y siempre será motivos de controversias. Pero, ¿mandan los resultados en el fútbol? Al menos para mí, sin dudas. Y los hechos lo han reflejado en el 99 por ciento de los casos. Pero la verdadera discusión debiera reformularse de manera diferente: ¿debieran los resultados mandar?
Y ahí comienza otro sinuoso camino donde las opiniones serán no menos desiguales y heterogéneas.
En Argentina, el país que más "directores técnicos" tiene, sin temor a exagerar, referirse al tema siempre fue, es y será motivo de polémica. Algunos expondrán sus puntos de vista argumentando con números en la mano, antecedentes valederos y situaciones actuales. Otros se dejarán llevar por la emoción del momento y no tanto por la razón. No faltarán aquellos que afirmen que hay partidos "bisagras", donde un resultado va más allá que un rendimiento. Y tampoco estarán ausentes los que se muestren a favor de respetar un contrato, indistintamente de los resultados logrados.
A nivel local, aunque igualmente sucede a nivel nacional e internacional, los resultados condicionan cuando aparecen encadenados. Es decir, de manera consecutiva. También cuando aparece uno, de golpe, que provoca un dolor difícil de soportar.
Ahora… Los resultados mandan. ¿Qué mandan? ¿A quiénes mandan? O, por qué no, ¿a dónde mandan? Con esa frase infaltable en el mundillo del fútbol, y trasladada también a otros deportes, se hace referencia a que cada vez importan más los resultados que los métodos que se utilicen para llegar a ellos. Como decía Maquiavelo, “el fin justifica los medios”.
La gente, desde las tribunas; los relatores y comentaristas, desde las cabinas; los periodistas, desde las páginas de diarios y revistas y hasta los dirigentes, desde sus cómodos palcos, podrán pedir 'tiki tiki', pero en definitiva todos se rinden cuando los resultados aparecen.
Obviamente que aquellos que defienden el 'buen juego' (en otro momento se discutirá qué es y cómo se practica el buen juego), nunca estarán plenamente satisfechos cuando los resultados no vengan asociados de ese toqueteo tan vistoso pero difícil de llevar a la práctica. Sin embargo, serán los más críticos y descalificadores cuando, además de no jugar bien, tampoco se pueda ganar.
Carlos Bianchi, sin ir más lejos, es una marca imborrable en cada corazón xeneize. Jamás lo recordarán por el juego prolijo y encantador que desplegaban sus equipos, pero es innegable que consiguió mucho más que otros técnicos afines al "jogo bonito". Y mal que les pese a sus más duros detractores, el Virrey tiene, bien merecido por cierto, el respeto que se merece.
Del otro lado, no menos importante es para la gente de Huracán Ángel Cappa, el último reconocido DT que logró buenos resultados, aunque exentos de campeonatos, jugando muy bien al fútbol.
A nivel internacional, hoy todo el mundo habla del Barcelona. Y cómo no hacerlo. Da gusto verlo jugar. Ver cómo en el fútbol no hay misterios. Resulta gratificante ver cómo respetando un libreto sencillo se pueden conseguir resultados. Y varios. Y de los mejores.
Y al igual que Bianchi, que con su fútbol timorato, especulador y por momentos aburrido llegó a la gloria, lo mismo merece Guardiola, a quien ahora todos quieren imitar y reflejar. Y hay miles de ejemplos más, como el caso de Marcelo Bielsa, Gerardo Martino y José Pekerman, quienes presentan otro tipo de escuelas, o hasta José Mourinho, practicamente de un fútbol verborrágico, cuestionable, pero sumamente pragmático en materia de resultados.
En el fútbol, como en varias situaciones de la vida, nada está escrito. Se va escribiendo sobre la marcha. Pero está a la vista, siempre los resultados seguirán mandando. ¿Acaso deberían dejar de hacerlo?

25 nov. 2010

Los dos mejores, cara a cara


A la final llegaron los dos mejores del torneo. Pero sólo uno se quedará con el máximo premio.
Cataratas, actual subcampeón del certamen, y El Coatí, único invicto y el mejor equipo de la fase regular, definirán el título de la Liga Provincial de básquet en una serie pautada al mejor de tres juegos.
El conjunto que ahora dirige Miguel Zandomeni, que cayó en la definición del último torneo a manos de Siglo XXI, buscará hacerse fuerte como local y quedarse con el único punto que disputará en casa, ya que el quinteto eldoradense jugará la revancha y un tercer eventual partido también como local debido a que finalizó primero en la etapa clasificatoria.
La Naranja llega a este desenlace luego de 10 victorias y dos derrotas, pero esas caídas las sufrió justamente frente a los equipos de Eldorado. En la fase regular cayó frente a El Coatí 66-60 y en semifinales perdió frente a Tirica 76-67, en ambos casos como visitante.
No obstante, Cataratas sabe que en su reducto es inexpugnable (ganó los seis que jugó), y en eso se apoyará para conseguir el primer punto de la serie.
El conjunto eldoradense, por su parte, llega a la final como máximo candidato. Ganó los 11 partidos que disputó, ganó de punta a punta la instancia clasificatoria y resolvió con autoridad sus cruces de semis frente al siempre complicado Racing.
Frente a frente estarán los dos mejores, dueños del mayor promedio de puntos a favor y con jugadores capaces de definir un juego por sí solo.
Habrá que ver si puede imponerse la jerarquía individual y los números perfectos del conjunto eldoradense, o si Cataratas, finalista de los últimos tres torneos, conserva esa mística ganadora de los últimos tiempos.
Al menos en Misiones, el básquet parece seguir una línea de lógica que otros deportes no respetan. Y al menos en este caso eso es bueno, porque la definición provincial promete una paridad total.

16 nov. 2010

El balance de la temporada tenística


Se cerró la temporada 2010 a nivel para los argentinos y la más frecuente que se va a escuchar por estos días seguramente será, ¿que balance hacemos de la temporada? Y las respuestas pueden ser variadas, buenas, malas, regular, de recambio. Lo cierto es que considero que fue una temporada muy irregular matizada por lesiones y generaciones que van diciendo adiós.
En total, 17 jugadores estuvieron al menos en el cuadro principal de un torneo ATP, dejando la suma de los partidos de todos, un record apenas negativo de 144-160.
Otro dato que marca que fue un año de transición, es que sólo un jugador, Agustín Velotti, hizo su debut al máximo nivel. Fue mediante un WC en el ATP Gstaad, obtenido gracias a la victoria en el Roland Garros Junior.
En total se lograron 3 títulos: 1 de David Nalbandian en Washington y 2 de Juan Ignacio Chela (en Houston y Bucarest). El Flaco de Ciudad Evita fue de lo mejor de la temporada para los nuestros. Mientras sus compañeros generacionales daban las hurras (Calleri, Zabaleta, Puerta) él fue muy inteligente y eligió muy bien a qué torneos ir. Como yapa se quedó con dos ATP a los 31 años, aunque quedará la duda acerca de si merecía una chance en las semis de la Davis.
También es bueno que tanto Brian Dabul y Carlos Berlocq hayan reingresado al lote de los 100 mejores. Sin dudas un premio a tanto esfuerzo y ojalá se puedan mantener. El Enano se dio el gusto de meter semis en Newport sobre césped y enfrentar ni más ni menos que a Roger Federer en el reciente US OPEN. Otro que está cerca de imitarlos es Máximo González, quien recuperándose de una lesión está teniendo un buen sprint final a nivel challenger.
Por último, con respecto a la parte positiva, no se puede dejar de lado la coronación en Dusseldorf, donde el equipo integrado por Horacio Zeballos, Juan Mónaco y Edu Schwank se quedó con el torneo por equipos que se disputa es esa ciudad, previo a Roland Garros.
La semi de Copa Davis es un hecho positivo. Aunque las internas que afloraron nuevamente al finalizar la serie en Lyon mancharon un poco la campaña, es para recalcar que el camino hacia ella tuvo dos victorias de visitante con equipos disminuidos.
La dificultad que tuvieron Zeballos, Mayer y Schwank para asentarse a nivel ATP, también influyo en que el recambio de la "vieja legión" se sienta demasiado.
El punto más negativo de este balance, es sin dudas el complicado año que tuvo Juan Martín Del Potro, quien por culpa de la lesión de muñeca ha sufrido demasiado. Luego de ganar en Nueva York el año pasado, no fueron pocos los que le auguraban un año en el que podía estar en la conversación por la lucha de la cima del tenis mundial. Sin embargo, el físico le jugó una mala pasada. Aunque intentó un tibio regreso durante la última gira asiática, decidió luego de esta dar punto final al año y apuntar todo a recuperarse para la temporada 2011. Lo importante, claro está, es que su muñeca responda bien, ya que todos sabemos que tenis tiene de sobra.
Se cierra un año más y a pesar de las pocas conquistas, creo que no debemos dejar de valorar lo conseguido. Si bien es una sorpresa que después de 11 años Argentina no tenga un representante entre los 20 primeros, debemos ser optimistas. Se vienen camadas muy buenas, y con Nalbandian y Del Potro en buena forma, se pueden esperar varios títulos, entre ellos, la deseada Copa Davis.
* por Mariano Paez

9 nov. 2010

Crucero festeja: 100 victorias y 200 partidos nacionales



Crucero está de festejos. Aunque no lo sepa, tiene motivos para celebrar de manera diferente la victoria que consiguió en Salta el último viernes, la primera como visitante en la era Labaroni.
El 1-0 sobre Central Norte, exiguo en el marcador pero sumamente justificado en el desarrollo, fue el triunfo número 100 del Colectivero en torneos nacionales.
Pasó mucho tiempo desde aquel 15 de enero del año 2005, cuando el equipo entonces dirigido por Fulgencio Alfonso venció 3-1 a Atlético Misiones en su primer partido en un torneo nacional, como era aquel Torneo del Interior.
En ese certamen que derivó en el ascenso al Argentino B, Crucero había ganado 10 partidos sobre un total de 18. Lo que vino después, y los números lo dirán, fue doblemente positivo. El conjunto de Santa Inés siempre ganó el doble de lo que perdió.
En el Argentino B, por ejemplo, que tuvo a Runque, Salinas y Dechat como entrenadores, el Colectivero ganó 61 encuentros y perdió 30. Del total de 130 partidos que disputó en la cuarta categoría del fútbol argentino vino el segundo ascenso, en este caso al Argentino A, nivel que esta temporada lo tiene por segundo año consecutivo.
Y el último viernes, nada menos que en Salta, llegó el triunfo número 29 en dicha categoría y el centésimo en campeonatos nacionales. Se trata sólo de un número, es cierto, pero que no debe pasar desapercibido para un club relativamente nuevo, en constante progreso y cada vez más ambicioso.
Y para seguir de festejos, este fin de semana, cuando reciba a Juventud Antoniana, también de Salta, Crucero estará cumpliendo su partido número 200 en torneos nacionales (18 en el TDI, 130 en el Argentino B y por ahora 51 en el Argentino A).
Pero no sólo eso dejó la primera victoria de visitante en la nueva era. Pedro Brítez, autor del 1-0 final, anotó su gol número 24 con la camiseta del Colectivero, y se transformó en el tercer máximo artillero del equipo, superando ahora a Ariel Suligoy. El oriundo de Montecarlo quedó a sólo tres goles del paraguayo David Bareiro, el indiscutido goleador del Argentino B, y a 10 de Martín Escobar Fretes, quien gritó 34 veces en estos casi seis años. El atacante y Pey, los últimos moicanos que aún permanecen con vida desde que se gestó el proceso, suman en total 58 de los 294 goles que marcó el equipo desde aquel casi olvidado 15-01-05.
El fin de semana el rival de turno del escolta de la zona 3 del Argentino A será nada menos que Juventud Antoniana, el líder, que tratará de amargar un nuevo bicentenario, en este caso de presentaciones oficiales nacionales.

4 nov. 2010

¿No será demasiado?


Inhumano. Este parece ser el mejor calificativo para graficar el momento que está atravesando actualmente el equipo de básquet de Racing. Por anuencia propia u obligaciones ajenas, la Academia juega prácticamente un partido por día con los mismos jugadores.
Algunos dicen que los futbolistas europeos son superdotados al poder disputar tres juegos a lo largo de una semana. En Argentina muchos aseguran que es un acto desalmado y hasta imposible. Pero sólo hace falta ver y analizar la realidad del básquet misionero para entender que ninguno de estos denominadores es demasiado.
El quinteto de Horacio Santa Cruz terminó de jugar hace menos de un mes el torneo de la Asociación Posadeña. Fue, junto a Cataratas, el que más minutos jugó en ese torneo, el que se consagró subcampeón. Paralelamente al desenlace de dicha competencia, se puso en marcha el torneo de la Liga Provincial, muchos más cansador debido a los viajes al interior. Y mientras afronta sus partidos de los cuartos de final después de una seguidilla de juegos en los que completó la fase regular, el pasado miércoles debutó en el Torneo Integración, que reúne a tres equipos posadeños y otros tantos de Paraguay.
Racing jugó el pasado martes con OTC en Posadas un partido pendiente de la Liga, un día después chocó con Pettirossi de Encarnación por el Integración, 24 horas más tarde volvía a enfrentar al conjunto obereño por los playoffs de la Liga y mañana viernes jugará la 3° fecha del Integración.
Parece un acto asesino, sin dudas. La Liga y la APBB sufren horrores a la hora de ponerse de acuerdo cuando deben programar un partido de Racing. Pero como pueden, quieran o no en la Cantera, los dirigentes misioneros siempre encuentran un horario disponible para que los chicos de la Academia no pierdan ritmo.
Esto, sin dudas, y más allá de la juventud que caracteriza al plantel de Cabeza Santa Cruz, va en contra del físico de los jugadores, en contra de las pretensiones del equipo y también, claro está, en perjuicio del espectáculo.
Pocos lo tienen en cuenta. Pero se trata de un acto para valorar pero también para corregir. Una cosa es mantener viva la competencia doméstica, tener la posibilidad de ver básquet cada 24 horas y coronar campeones casi mensualmente. Pero otra, muy distinta, es hacerlo a cualquier precio. Por suerte, el entrenamiento, las condiciones físicas y el espíritu deportivo de cada jugador suple por ahora estas dificultades, pero que no sorprenda si en algún momento las consecuencias a pagar son muy altas.
Es un simple llamado de atención. Los pibes siempre van a estar en “condiciones” de jugar. Por amor al deporte, por necesidad económica o por orgullo. A los entrenadores les da currículum. A los dirigentes parece no importarles demasiado. Y la gente sólo quiere ver acción. Así las cosas, da la sensación de que sólo los padres perciben esta realidad. Ojalá todos abramos los ojos.

22 oct. 2010

Otro capítulo entre la Liga y los árbitros posadeños


No es nuevo, pero el conflicto sigue sumando capítulos. De uno y otro lado. De uno está la Liga Posadeña de Fútbol. O mejor dicho, su presidente, Luis María Valdovinos y el ex presidente del Colegio de Árbitros. Y del otro, justamente, los hombres de negro, cada vez más cuestionados. Por algunos, no por todos.
Cuando el fin de semana pasado se tomó la determinación de suspender parcialmente toda la actividad doméstica de las diferentes categorías, no quedaron demasiado en claro las circunstancias que lo llevaron a materializarse. Desde el ente que rige los destinos del fútbol local argumentaron que la medida se adoptó por la falta de médicos que se da periódicamente en cada escenario y que obliga a los jueces a suspender el inicio de un juego. Los árbitros, a todo esto, decidieron paralizar el Oficial posadeño por una semana, reunirse en la Liga y acordar definitivamente los pasos a seguir.
Pero corrió el rumor de que la Liga, internamente, quería una reunión con los hombres de negro para poner algunos puntos sobre la mesa. En definitiva, obligar a los árbitros a mejorar su desempeño.
Esto, lógicamente, no cayó para nada bien entre los “colegas”, quienes no obstante retiraron sus designaciones para dirigir el fin de semana.
La historia de esta relación más tirante que amorosa entre Valdovinos y los árbitros hace tiempo que vio la luz por primera vez. Aquel conflicto que derivó en la final del Oficial 2006, donde un jugador de Crucero golpeó a Ramón Rossi, los supuestos clásicos arreglados entre Guaraní y Crucero del cual algunos jueces no quisieron ser parte y los constantes rechazos para que los árbitros posadeños dirijan en torneos nacionales son algunos de los acontecimientos que tuvieron la misma reacción que la sal en una yaga.
Y con el tiempo, la bronca entre estos dos sectores que inevitablemente deben saber convivir fue aumentando. Pese a los reclamos, el titular liguista les dio la posibilidad a algunos de que muestren sus condiciones en el Argentino B (Luis Flores tuvo un discutido pero correcto desempeño en un clásico entre Crucero y Guaraní en Santa Inés por el Argentino B) y a otros en los partidos amistosos de la selección argentina sub 20 (Edilio Castillo, Gastón Ramírez y Hugo Mega tampoco desentonaron).
El que tiró más nafta al fuego fue Luis Sotelo, ex titular del Colegio de Ábitros, quien un par de días después de llegar a un acuerdo con los jueces, aseguró en un programa televisivo que los árbitros posadeños no están capacitados, carecen de entrenamiento físico y técnico, están gordos, son los mejores pagos y son quienes en verdad ponen trabas para que se juegue. Y la verdad, algo de cierto hay en las palabras de quien hoy es ladero de Valdovinos.
No todos se capacitan, se entrenan y se esmeran de la misma manera, aunque no por ello hay que poner a todos en la misma bolsa. Recientemente Gastón Ramírez se recibió de árbitro nacional y se sumó a Luis Flores. Y Mega es asistente nacional desde el año pasado. Otros, como Cañete, suman partidos y demuestran que van por el camino correcto. Otra discusión es si está bien que un árbitro como José Gómez, que pasó el límite de edad, continúe dirigiendo, incluso cuando demuestra estar en un muy buen nivel.
Con respecto a si están “bien pagos”, habría que ver qué se toma como parámetro. 400 pesos cobra una terna por dirigir una doble jornada, o sea, partido de reserva y primera. Son 140 para el árbitro y 70 para cada asistente en Primera y 60 y 30 y 30 para cada línea en Reserva. Cada uno sabrá si es mucho o poco. Si esa cifra vale la pena por estar cuatro horas bajo el sol o la lluvia o si es demasiado premio para alguien que por momentos pareciera estar cobrando por recibir insultos.
Para quien suscribe estas líneas, amante y crítico como pocos del fútbol autóctono, el arbitraje posadeño no está pasando por su peor momento. No será para elogiar, pero tampoco para ser tan drásticos. Hay quienes tienen un techo, y al dirigir tal o cual partido sienten las presiones. Hay otros que se hacen respetar (hay maneras y maneras) y generan malestar en el jugador. Otros sólo se dedican a cumplir el reglamento a rajatabla, descartando prácticamente el sentido común. Otros buscan el diálogo, evitar la polémica, evadiendo así complicaciones. Hay buenos y malos. O no tan buenos y menos malos.
También es cierto que a veces resulta una misión casi imposible dirigir a los jugadores posadeños, algunos de los cuales ni siquiera conocen el apéndice del reglamento, carecen de buena conducta y tratan de arreglar con palabras aquello que no pueden resolver jugando.
Parece complicado ponerse de uno u otro lado cuando, en algunas cuestiones, ambos tienen razón en sus pedidos y sus críticas. Pero lo único concreto es que, por estos caminos, llegar a destino siempre será un desafío lleno de obstáculos, sobre todo para los hombres de negro.

14 oct. 2010

Messi: la utópica ilusión de Moratti


Parece que Massimo Moratti, el máximo mandatario del Inter de Milán, tiene tantas ambiciones como dinero en sus cuentas bancarias. "En invierno les traigo a Messi", afirmó en referencia a las contrataciones para la próxima temporada. Aunque para algunos la promesa tenía tinte de broma, las especulaciones no tardaron en aparecer.
¿Pagará el Inter los 250 millones de euros que cuesta la cláusula de rescisión de la figura del Barça? ¿Incumplirá Sandro Rosell, presidente del Azulgrana, lo anunciado? ¿Estaba ironizando Moratti? ¿Con qué objetivo? ¿Dejará Messi el equipo que lo vio explotar como futbolista?
Sinceramente, por cómo se siente en el club, por cómo lo tratan, porque deportivamente disputa los torneos más competitivos del mundo y porque, seamos sinceros, dinero no necesita, no hay motivos para creer que Messi se irá de España. Y hay varios factores más que motivan este pensamiento. El principal, por supuesto, son los constantes dichos del argentino, quien se cansó de reiterar su deseo de retirarse en el conjunto azulgrana. "Llegué de chiquito. Acá hice toda mi vida y, por mi parte, nunca me voy a ir, a no ser que el Barça no me quiera más".
Esta identificación con la entidad azulgrana es el lazo más fuerte y se debe primordialmente a la confianza que le brindó el club catalán cuando todavía era uno más del montón, tenía que afrontar un tratamiento para combatir un retraso en el desarrollo de su estructura ósea y en su país le habían dado la espalda. Ese apoyo fue fundamental para forjar una relación más íntima con los colores azulgranas. 2Llegué con 13 años y aquí me dieron todo a mí y a mi familia. El cariño de la gente es lo más importante, lo que más me llega y no tengo intención de irme a ningún lado".
Como segundo punto, existe la motivación personal del jugador. Messi es actualmente el mejor futbolista del mundo y está trabajando bajo un sistema de juego que le sienta a la perfección. No necesita despegarse de ese núcleo que lo explota con excelencia. En un plantel en donde encuentra socios con gran manejo de balón en cualquier sector del campo.
Además, allá ganó todo. Allí se ha ganado el respeto del universo futbolístico. De todo amante del deporte más popular del mundo. Por ello es entendible el revuelo que armaron las declaraciones de Moratti, quien no midió las consecuencias de sus dichos y enloqueció a la prensa española y a las redes sociales, que convirtieron al tema como protagonista.
La tercera causa que convierte a este fichaje en una utopía es el blindaje que tiene el creativo. Los 250 millones de euros que cuesta su cláusula hacen imposible que el conjunto italiano sueñe con contarlo entre sus filas, sobre todo si tenemos en cuenta que el Inter está en quiebra técnica según los últimos estudios, es decir que presenta pérdidas en el balance contable de las últimas siete temporadas.
Como consigna final, el Barcelona quiere dar el golpe definitivo para solucionar el posible acecho de los clubes europeos y cortarles todo tipo de ilusión. Convertirlo en un intocable. Para ello, se rumorea que el club blaugrana se plantea ofrecerle un contrato de por vida al argentino. Un vínculo vitalicio para amarrar al crack y, como dijo Rosell, nunca dejarlo ir.
Y Messi sabe de esa intención, y por ello se ha pronunciado: "No necesito blindajes. El Barça es mi casa y ojalá me quede aquí por siempre".
La afición barcelonista dormirá tranquila. Moratti y el Inter deberán seguir soñando.

4 oct. 2010

Acasuso y Hartfield, ¿cerca del adiós?



El presente es poco alentador, hay que reconocerlo. Pero los misioneros deberemos acostumbrarnos a no ver más a José Acasuso y Diego Hartfield en los primeros planos del tenis mundial. De hecho, verlos con relativa frecuencia en algún Challenger debiera ya ser motivo de alegría.
Lastimosamente, en los últimos meses las lesiones parecieran ser inherentes a los dos mejores tenistas que dio la tierra colorada, que desde hace más de un año dejaron de figurar en los cuadros principales de los torneos ATP del circuito profesional.
Ambos han abandonado torneos en reiteradas oportunidades y, pese al tratamiento médico que llevaron adelante, existen realmente pocos motivos como para ilusionarse con verlos, al menos, entre los mejores 100 del mundo, que no es poca cosa.
Chucho, que en el 2006 estuvo entre los mejores 20 tenistas del planeta, hoy se encuentra en el puesto 248 del ranking, hace tiempo no disputa un certamen ATP y pretende insertarse nuevamente en el circuito a través de los torneos Challenger. El último partido de un torneo ATP que ganó data del 1 de febrero del corriente año, cuando superó al ignoto chileno Hans Podlipnik Castillo en la primera ronda del Abierto de Chile.
Antes de eso, el posadeño, ganador de los Abiertos de Sopot (2002), Bucarest (2004) y Viña del Mar (2006) y finalista en ocho oportunidades, cayó en primera ronda en Sidney y en el debut en el Abierto de Australia. Con la derrota frente a Schwank, justamente en suelo trasandino, en segunda ronda, comenzó el descenso de Acasuso.
Hacía tiempo que jugaba con dolores en su rodilla izquierda. Intentó con antiinflamatorios para no perderse la Gira de Oro Latinoamericana, pero finalmente dijo basta y decidió entrar al quirófano, donde fue intervenido en el Instituto de Diagnóstico y Tratamiento de Buenos Aires. Se le diagnosticó una artroscopía de rodilla para corregir una plica, que es un repliegue de la cápsula sinovial que se interpone en la mecánica de la rodilla y le provoca un pinchazo que se traduce en malestares.
Del puesto 50 del ranking cayó súbitamente al 150 tras la operación, aunque el título que logró en el Challenger de Túnez lo volvió a dejar entre los mejores 100 del mundo. Sin embargo, y debido al ranking, no pudo acceder al cuadro principal de ningún torneo ATP, y por primera vez en varios años debió disputar la qualy para jugar Roland Garros, cayendo inesperadamente en el último partido de la clasificación.
Una nueva lesión lo obligó a parar durante cuatro meses (de fines de mayo a fines de septiembre), y aunque planificó su nuevo regreso al Challenger de Buenos Aires, decidió adelantar su vuelta en Cali, aunque se despidió en la segunda ronda al caer con el dominicano Victor Estrella, 250 del mundo.
Y cuando todos esperábamos verlo en el Vilas Club, Chucho decidió bajarse del certamen argentino correspondiente a la Copa Petrobras por una nueva molestia, esta vez en el codo. Así, el futuro de Chucho, próximo a cumplir 28 años, parece cada vez más oscuro.
La historia de Diego Hartfield no difiere demasiado de la de su coterráneo.
En los últimos dos años, desde octubre del 2008 hasta ahora, el Gato sólo jugó 23 partidos (seis en el último trimestre del 2008, cinco a lo largo del 2009 y 12 en los primeros 9 meses del corriente año). El obereño, que en septiembre del 2007 llegó a estar entre los mejores 75 del mundo, jugó, en los posteriores dos años, para permanecer en el top 100.
Hoy, a sus 29 años, Hartfield se ubica en el puesto 1730 del escalafón mundial, aunque su ranking protegido le permite jugar Challengers.
A principios del año pasado, cuando figuraba 172 en el listado de entradas, el Gato jugó su último ATP. Después vino la severa lesión en el tendón rotuliano y un parate que aún deja importantes secuelas. Rápidamente se quedó sin ranking y, nueves meses después de la operación, está intentando volver. Pero las heridas no cicatrizaron y los dolores lo obligaron a abandonar en los últimos dos torneos de Colombia, en los que pensaba recuperar ritmo de competencia.
Él, a diferencia de Acasuso, tratará de que Buenos Aires sea motivo de nuevas esperanzas.

30 sept. 2010

Los nuevos intereses de Julio Grondona


La idea surgió poco antes del Mundial. Y en las últimas horas parece haber tomado mayor fuerza. El regreso de los torneos largos al fútbol nacional cada vez está más cerca de hacerse realidad.
Después del campeonato de 1989-90, la Afa decidió dividir los torneos en Apertura y Clausura, con la finalidad de coronar a dos equipos por año y no uno, como sucedía entonces. Sin embargo, con el correr de los años quedó en evidencia que en los campeonatos cortos, de sólo 19 fechas, las cosas no iban a resultar tan fáciles para Boca, River y los restantes grandes. Esto se acentuó en los últimos cinco años, ya que los últimos ocho campeones fueron equipos diferentes.
Sabido es que los certámenes de 38 fechas, y no hay datos históricos que indiquen lo contrario, están hechos para beneficiar a los más poderosos, a aquellos que tienen mayor presupuesto, mayor cantera y un plantel más numeroso.
Y, se sabe, ver a Boca, River, Independiente, Racing y San Lorenzo dar la vuelta olímpica es mucho más redituable para la Asociación del fútbol Argentino que coronar a equipos de menor convocatoria.
En la década del '90 River y Vélez prácticamente se repartieron los títulos. El ingreso del nuevo milenio se vistió de azul y amarillo, con alguna interrucpión del Cuervo, el Rojo y la Academia.
Pero desde hace media década poco se sabe de festejos "grandes".
Newell's, Lanús, Banfield, Estudiantes y hasta Argentinos se sumaron al selecto grupo de campeones. Y aunque esto hable bien de nuestro fútbol, de lo heterogéneo y competitivo que se ha vuelto, no todos son felices y sacan rédito en igual medida. Al público en general, ese que no es de Boca ni River, generalmente le cae bien que, si no es su club, un equipo chico pueda gritar campeón. Pero el titular afista poco sabe de sentimientos. Para él, con amor, pero sin billetera, no se vive. Y por eso busca alternativas.
Casualmente, Grondona, quien durante toda su vida se mostró claramente en contra de los torneos largos, ahora "escucha" a aquellos dirigentes a los que siempre trató como subordinados. Da la sensación de que el Jefe, de ahí su apodo, poco a poco está interpretando la realidad del fútbol nacional. El negocio de la redonda no está siendo todo lo generoso que pretende el mandamás del balompié argentino con las últimas consagraciones y entonces vería con agrado algo con lo que jamás coincidió.
Llamativamente, Don Julio sólo estaría de acuerdo con el retorno de los torneos largos, aunque no, vaya curiosidad, con suprimir los promedios y las promociones, instancia que sólo existe en Argentina.
Así, más allá de estar o no de acuerdo con los campeonatos anuales (no habría tantos libros de pases y exportación de jugadores, entre otros puntos positivos), no hace falta indagar demasiado para darse cuenta hacia dónde apuntan los nuevos intereses de Grondona.

24 sept. 2010

La Umifu aprende y cambia


Desde 2005, cuando salió al mundo bajo la órbita de la Unión Misionera de Fútbol, el Torneo Provincial siempre cambió su formato. Sea el sistema de disputa, el modo de clasificar o la cantidad de equipos participantes, el certamen que aglutina a los mejores equipos de las diferentes ligas de la provincia siempre sufrió una modificación.
La polémica nació en el penúltimo torneo, cuando El Brete y Tuyutí, que habían realizado un gran desgaste económico y se habían asegurado un lugar en el Torneo del Interior tras llegar a la final, se dieron cuenta de que otros, que ni siquiera habían disputado el Provincial (justamente clasificatorio al campeonato nacional) también podían acceder al TDI.
Entonces, el Provincial comenzó a perder credibilidad. Para jugar el Torneo del Interior ya no hacía falta disputar una etapa previa, sino sólo solicitar plazas a la Umifu. Así entonces, El Brete, campeón misionero, y Mitre, monarca capitalino, desistieron de jugar el último campeonato para evitar gastos innecesarios. Y con razón.
Previo a la edición del Provincial que acaba de culminar, los dirigentes de la Unión Misionera de Fútbol no quisieron repetir errores, y coincidieron en que sólo los cuatro semifinalistas representarán a Misiones en la cita nacional que arranca en enero del próximo año.
No obstante, y como Misiones tiene un cupo máximo de ocho plazas (el Consejo Federal siempre se muestra flexible en estos casos cuando el fin es recaudar), la Umifu tenía pensado disputar un mini torneo clasificatorio del cual saldrían cuatro plazas más. ¿Una edición paralela y más acortada del Provincial? Puede ser. Pero esta vez no hubo tanto histeriqueo de los clubes y solamente dos, Sol de Mayo de Apóstoles y Ex Alumnos de Oberá, se mostraron interesados en participar. Entonces, se suprimió el mini Provincial y sólo serán seis los equipos misioneros que nos representarán en la quinta categoría del fútbol argentino.
Pero como en este universo del fútbol parece imposible conformar a todos, la edición 2011 del Provincial sufrirá un nuevo cambio. En realidad, dejará en evidencia la escasa seriedad que lo envuelve. A partir del próximo año, ya no hará falta, como bien piensan algunos clubes, jugar un torneo previo para participar del TDI. Por fin, y como realmente debiera ser, cada Liga tendrá su propio representante. El federalismo por fin se verá y habrá, inevitablemente, representantes a lo largo y ancho de la provincia. Los campeones de Posadas, Oberá, Eldorado, Apóstoles e Iguazú tendrán su lugar asegurado, mientras que el Provincial, que será abierto a todos los interesados, otorgará las restantes tres plazas que corresponden a la tierra colorada.
Así, no sólo se revitalizarán las finales de cada Liga (ya que en ellas estarán en juego los únicos boletos al nacional), sino que el Provincial será una oportunidad para que otros, quizás sin recursos para jugar un torneo nacional pero con ganas de probarse en la provincia, puedan disputar torneos más competitivos.
Sólo de los errores se aprende. Y por suerte algunos así lo entienden. Y cambian.

16 sept. 2010

¡¡¡Quién diría Guaraní!!!


El gol de Palito Arce al Independiente campeón del Mundo, los dos que le hizo el Puma Ortiz a River y todas las alegrías que supieron regalar Yegros, Tito Noguera, Labaroni, Delpiano, Florentín, Villita, García Paredes y Vidal González, en otros, en Villa Sarita, parecen haber quedado muy lejos.
El presente de Guaranín es, a esta altura de los acontecimientos, exageradamente triste. Sea en rendimiento o en resultados, la actualidad de la entidad de Villa Sarita en los últimos tres meses nada tiene que ver con aquel Guaraní dorado de los años '80.
Sin rumbo en el torneo Argentino B y en la Liga Posadeña, la Franja hace tiempo que no le regala una alegría a esos insistentes y siempre valorables simpatizantes que acompañan al equipo.
Después de la inesperada como dolorosa despedida en el Pentagonal final del último Argentino B, en el que perdió sus cuatro partidos, Guaraní también arrancó torcido el certamen doméstico, donde ya acumula cuatro caídas en serie.
Pasando en limpio, de los últimos 11 partidos, Guaraní no ganó, empató un solo juego y perdió en... 10 oportunidades. En frío o en caliente, estos indicadores no hacen más que reflejar una racha que, revolviendo en la historia, posiblemente no tenga comparaciones.
Cuatro derrotas del Pentagonal anterior, la última caída en el Clemente Fernández de Oliveira y el empate en Corrientes en el debut son las estadísticas negativas del equipo que dirige Hugo Castillo en el Argentino B. Pero si el balance no es positivo a nivel nacional, mucho menos lo es a nivel local. Después de perder la final del Oficial pasado nada menos que frente a Mitre, la Franja hilvanó cuatro derrotas consecutivas en estas cuatro fechas del Apertura posadeño, lo que estira las cifras a un récord sin precedentes.
Para agregar más leña al fuego, esos sinsabores se produjeron justamente cuando el hincha menos lo esperaba. Lo del Pentagonal, por la cercanía en que se estaba de una eventual final por el ascenso al Argentino A, fue un duro golpe. Golpe que se acentuó con la caída en la finalísima frente al clásico rival, Mitre, que encima esa tarde se quedó con el bicampeonato. La semana pasada volvió a perder ante el histórico rival, pero como se avecinaba el debut en el Argentino en casa, no tuvo demasiado impacto. Pero el 2-3 con Sarmiento ya comenzó a tener incidencia en el hincha, que se descargó con insultos varios.
Para completar el mal presente, en duelo de coleros, Brown le ganó por la Liga y lo condenó al sótano de las posiciones.
¿Qué peor podría pasar? se preguntan los simpatizantes franjeados. El próximo desafío es Crucero del Norte. Nada más y nada menos.

31 ago. 2010

La Copa Argentina, ¿realidad o utopía?


En España es conocida como la Copa del Rey. En Italia, como la Copa Italia. Y también se juega en otros varios países de América y el mundo.
La idea, francamente, está buena. Parece -insisto, parece- que Julio Grondona y sus súbditos están interesados en reflotar un torneo tan viejo como convocante: la Copa Argentina de fútbol.
Se trata de un campeonato diferente a los que se disputan actualmente, como el Apertura o Clausura de Primera División, la Primera B Nacional o, a nivel más federal, un Argentino A o B.
La Copa Argentina vendría a ser un torneo mucho más abarcativo, donde no se tendrían en cuenta las categorías ni los nombres de los equipos participantes. Lógicamente, no serán 20, 24 ni 48 los equipos inscriptos, sino cerca de un centenar. O más.
La idea de ver un Boca-Guarani, San Lorenzo-Crucero, Mandiyú-Racing o Sportivo Patria-Rosario Central es sin dudas atrapante, sobre todos para quienes vivimos en el interior del país y pocas veces -muy pocas- tenemos la posibilidad de ver en vivo y en directo a equipos de la elite. También lo es, claramente, para los futbolistas de esos equipos del interior, que podrían medir fuerzas con jugadores más profesionales.
Este tipo de torneos ya se jugó en el país en la década del '70, y clasificaba a un equipo para disputar la Recopa Sudamericana.
Pero esta vez, el titular de la Afa parece más ambicioso. Después de 40 años, se imagina una Copa Argentina que integre a equipos de Primera, B Nacional, B Metropolitana y Argentinos A y B. El torneo se jugaría entre febrero y octubre y el ganador clasificaría a la Copa Libertadores. Parece una posibilidad lejana pero, si llegara a jugarse, quién le puede quitar al simpatizante misionero, sea de Guaraní o Crucero, la posibilidad de ver jugar a su equipo el torneo continental.
Pero el principal problema que se le presenta a Don Julio no tiene que ver con lo económico ni las dudas de los clubes. Tiene que ver con los tiempos del fútbol argentino y las distancias que deben recorrer las entidades deportivas. En este último sentido, al torneo lo jugarían aquellos equipos en condiciones de solventarse un viaje, lo que acortaría enormemente el número de interesados.
En relación con el tiempo, las dudas aparecen porque el campeonato argentino tiene actividad de febrero a junio y de agosto a diciembre. Pero más allá de que se juegue el Apertura o el Clausura, hay algunos que, además, disputan la Copa Libertadores y la Sudamericana, en el primer y segundo semestre, respectivamente.
Pero consciente de que los que mas valorarían este tipo de competencias son los clubes grandes del interior, caso Talleres de Córdoba, Chaco For Ever, San Martín de Tucumán, Godoy Cruz, Gimnasia y Tiro de Salta, Newell's y Gimnasia de Jujuy, los equipos de Primera la jugarían aunque tuvieran otras prioridades.
Así, además de recaudar -lo que más le interesa a la Afa-, Grondona quedaría bien parado con las ligas del interior, algo que hoy por hoy lejos está de concretarse.
No obstante, más allá de los negociados indisimulables de los dirigentes que integran el ente que maneja los destinos del fútbol nacional, la refundacion de la Copa Argentina sería una enorme posibilidad para que los golpeados clubes del interior crezcan.

24 ago. 2010

"Raschle se manejó como un incapaz"


No es una persona que se caracterice por la polémica. Pero después de lo que dijo Raschle, difícil al menos resulta no aclarar la otra versión de la historia que desembocó en la renuncia del entrenador.
Oscar Rodríguez, el causante de la salida del DT, según el propio Raschle, no quiso echar más leña al fuego, pero devolvió algunas de las acusaciones del saliente entrenador.
"Hoy comienza una etapa nueva en el club, con otra onda, con otro entusiasmo y con alegría, porque llegó a Crucero un amigo de hace 30 años, una persona con una gran personalidad que le va a transmitir cosas importantes a los jugadores, algo que se verá en el trato cotidiano y en la convivencia", comenzó diciendo el coordinador de Crucero del Norte antes de apuntar al objetivo.
"Nosotros teníamos una falencia enorme en el manejo de grupo, sino no se hubiera ido Gaona, como se fue, no se hubiera manifestado Marczuk, a quien lo tuvimos que parar, no se hubiera querido ir Derlis Soto; la gente no se olvida de eso, algo había pasado. Y eso pasó también con otros jugadores que no tendrían que haberse ido; además, deportivamente no conseguimos el resultado que se esperaba, ni siquiera hubo resultados deportivos de donde agarrarse, que es lo que sostiene a un técnico", señaló.
Después de resaltar que "yo igual le deseo lo mejor a Raschle, que tenga mucha suerte y éxitos", el dirigente le sugirió al ex técnico de Nacional de Paraguay "que sepa que Argentina no es Paraguay, acá las cosas son diferentes, el jugador argentino y su idiosincrasia son distintas, y en muchos de estos aspectos se ha equivocado".
Un par de días después de su renuncia, Raschle había señalado a este mismo medio que con personas como Rodríguez se pierden los códigos en el fútbol. Sobre este punto, el hombre de confianza de Julio Koropeski aseguró que "yo creo que me diferencio mucho de él porque tengo otro tipo de valores, tengo valores morales y familiares que son muy distintos a los de él, que sólo prioriza los valores materiales y a veces tiene un vacío donde debiera tener contención o al menos un equilibrio para no cometer las cosas que cometió".
"Él ha menospreciado a mi familia, mi mujer y yo lo atendimos personalmente y él nos respondió así; fue un golpe muy duro y creo que no merezco ese trato; soy una persona respetuosa y educada; yo nunca tuve problemas con ningún técnico, con ningún jugador, en ninguna otra institución; yo tengo amigos en la AFA, y cuando las papas quemaban allá estuve; él no es que no tenga conocidos, él directamente no conoce la AFA, y todo eso no se dice, pero él responde así, con agravios y calumnias, porque así se manejan los incapaces", agregó con munición gruesa.
No obstante, destacó que "esto ya es un tema superado, ahora comenzó otro ciclo con alegría y muy especial en Crucero".

18 ago. 2010

Raschle: "Cuando uno no suma al grupo es jodido"


"Si pensás en ascenso tenés que tener gente con vestuario; el vestuario es diferente a cualquier negocio o empresa". Así, directo, claro y contundente, Daniel Raschle comenzó a explicar los detalles que desembocaron en su salida como técnico de Crucero del Norte.
"Molesta que te corten algo cuando hay tanta ambición y estás atrás de un objetivo, y que por una persona se tire todo abajo; obvio que te va a molestar, te duele por todo lo que yo siento por Julio (Koropeski). Me duele por eso y porque además hace tres meses rechacé una oferta de Libertad y hace dos semanas una oferta de Olimpia", aseguró el ex entrenador, sin ocultar las diferencias que los separan de Oscar Rodríguez, el coordinador del club.
"Igual no estoy preocupado porque sé que ofertas no me van a faltar y trabajo voy a tener en el fútbol; pero lastimosamente en Crucero me encontré con algo que no es lo que realmente se pinta de afuera, y que tiene que ver con esa persona que está adentro", acotó.
Convencido de su idea, el ex DT de Nacional aseguró que "el club está preparado para grandes cosas, hay una sola persona que es el problema; el club tiene todo, pero tiene que contar con gente capacitada para explotar la infraestructura, si no tenés personas adecuadas para hacer ese trabajo es muy difícil conseguir los objetivos; yo no puedo sentarme a manejar un colectivo, quizás tenga toda la predisposición, pero no estoy capacitado para hacerlo; en el fútbol necesitás gente que sepa lo que es un vestuario y que mame fútbol, al menos eso he visto yo en todos los clubes",
Y siguió sobre el apuntado: "Uno no puede estar preocupado por los amistosos, las concentraciones, las canchas, por los viajes, la indumentaria, creo que ya es mucho; yo en determinados momentos me preocupaba más por cosas extrafutbolísticas que por la conformación del equipo. En el torneo anterior me preocupé sólo en un 50 por ciento del equipo, y se llegó al octogonal, y eso por ver los otros detalles que hacen a las grandes diferencias".
"Pero llegó un momento en que no aguanté más, yo no puedo estar en esos detalles en los que deben estar otras personas; yo respeto la manera de pensar y actuar de Julio, que puedo o no compartirlas, pero él sabrá por qué la tiene a esa persona ahí", añadió.
Sobre cómo tomó la decisión de dejar el cargo, reconoció que "yo pensé y consulté mucho esta determinación, y creo que estoy haciendo lo más adecuado; también podría irme habiendo ganado el primero y el segundo partido; pero de irme me iba a ir igual".
"Hay un equipo y un plantel que va a dar pelea, pero uno siempre mira el plantel y puede estar satisfecho con los jugadores, pero ¿el entorno? ¿los pequeños detalles? Yo pasé por miles de vestuarios, lindos, feos, malos, y todo suma, todo suma, y cuando uno no suma es jodido, no pasa sólo por el plantel", aseguró sin tapujos.
"Yo no tengo quejas de nadie, yo hablo sólo de una persona, no voy a desviar el tema para otro lado, y no voy a dar detalles, pero un técnico no puede enterarse cinco días antes del debut en un torneo que no puede contar con un jugador, ¿y esto es culpa de quién?", dijo.
Respecto del escenario que se le plantea al Colectivero de cara al torneo Argentino A, señaló que "yo no digo que Crucero no puede subir; puede ascender, cómo no, pero con personas así las probabilidades son menores, y si llegás a un Nacional B ni hablar".
"Me llegaban algunos comentarios sobre esa persona, pero yo soy de esos que quiero comprobar y ver las cosas, y con el correr del tiempo me fui dando cuenta y comprobé que las cosas eran ciertas, y entonces, para evitar cualquier tipo de problemas, decidí irme, no hay problemas; la institución sigue, los hombres pasan", destacó.
Y relacionó algunas actitudes del dirigente con los valores que se manejan en el fútbol. "Con ciertas personas en el fútbol se terminan los códigos, porque hay códigos que respetar, y cuando se pierden esos valores es distinto; los códigos para mí son fundamentales y hay que respetarlos", manifestó.
También hizo un paréntesis en su objetivo apuntado y sobre su salida aseguró que "esto me duele más que haberme quedado afuera de un Mundial (NdeR: Estados Unidos 94 con la selección suiza); ningún hecho en mi carrera me dolió más que esto; fue algo que nunca lo esperé, y me dolió mucho por la gran amistad que me une con Julio".
"No voy a terminar una gran relación con Julio por este suceso, porque se nota que quiere lo mejor para el fútbol de Misiones, pero yo prefiero evitar los problemas, y por eso tomé esta decisión", cerró Raschle.

10 ago. 2010

Cuando hay decisión política, se puede


OTC seguirá jugando el TNA. Y los misioneros continuaremos a un paso de la elite del deporte argentino. Lastimosamente, la tierra colorada lejos está de parecerse a otras provincias que tienen un abanico de posibilidades deportivas, como Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Santiago del Estero, Jujuy, La Rioja, San Juan o hasta Corrientes y Chaco, que tienen al menos un equipo de fútbol o básquet en la máxima categoría. Y en este sentido, que Oberá Tenis Club haya conseguido el apoyo para no perder su plaza en la segunda división del básquet argentino no es dato menor.
Costó. Quizás demasiado. Pero los dirigentes misioneros saben que en esta provincia no todas las puertas pueden abrirse a la hora de buscar ayuda. Por eso el mérito es doble. Los directivos del Celeste golpearon puertas y hasta ventanas, caminaron y recorrieron varios negocios, acercaron propuestas y se comunicaron con empresarios para buscar ese bendito dinero que permitiera no bajarse de un lugar al que había costado demasiado llegar.
Y aunque en la mayoría de los casos las respuestas fueron negativas, el gobernador de la provincia, Maurice Closs, entendió que tanto esfuerzo no podía echarse a la basura así porque así. Claro, sería ingenuo pensar que lo hizo exclusivamente por el bien del básquet misionero. Pero, más allá de las ventajas políticas y sociales que puedan devenir de esa medida, el Gordo no escatimó recursos y destinó 500 mil pesos para que el equipo de Álvaro Castiñeira conserve su lugar entre los mejores del país.
Le guste a quien le guste, la realidad de nuestro deporte es contundente: OTC es lo mejor y más competitivo que hay en la provincia a nivel deportivo. Más allá de lo que puedan hacer Crucero en el Argentino A, Guaraní en el B, Okulovich y Badaracco en el TN y Acasuso en el tenis, el que más cerca está de la elite es el conjunto obereño.
Con esta determinación, no caben dudas de que cuando hay decisión política, las cosas se consiguen. A veces no hay material, otras no hay una cabeza capaz y en otras tantas falta apoyo. Es verdad. Pero de a poco, aunque recién sea una de las primeras medidas que merezca aplausos, el gobierno de Misiones está siguiendo los ejemplos de sus pares más cercanos, como Corrientes y Chaco, que saben que sólo la caja provincial puede mantener en pie un club en el más alto nivel. Ojalá este sea el camino a seguir. Y ojalá se siga.

31 jul. 2010

Ensayo más que positivo


Ganar, empatar o perder en un partido amistoso es, según lo afirman los propios entrenadores, algo anecdótico. Y el caso de ayer lo fue. En su primer amistoso en serio en lo que va de la pretemporada, Crucero del Norte cayó ayer con Arsenal de Sarandí por 3 a 1 aunque dejó una muy buena imagen pensando en el arranque del torneo Argentino A.
El Colectivero, que por momentos monopolizó la pelota y se adueñó de las acciones, no pudo ganarle al equipo de Primera División porque se equivocó tres veces, en las que el conjunto del Viaducto fue letal para definir.
Orden, paciencia y control de pelota fueron las premisas que intentó reflejar en el campo de juego de Santa Inés Daniel Raschle, y teniendo en cuenta la envergadura del rival, el ensayo fue altamente positivo.
No haber ganado, lógicamente, servirá motivo suficiente para buscar excusas, aunque con el correr de los días el entrenador seguramente afianzará su idea y encontrará el once ideal.
El regreso a la línea de cuatro en el fondo, la continuidad del doble cinco y las dos torres arriba formaron parte del ideal del técnico, que ayer probó a 18 de los jugadores que formarán parte de la lista de buena fe para el certamen que comenzará el próximo 22 de agosto.
Hernando; Peirone, Nieva, Medrano y Romero; Brítez, Marczuk, Gamarra y Rodríguez; Yegros Yejada y Escobar Fretes fueron los once que dispuso el DT para comenzar el juego. Arsenal, que salió a la cancha con lo mejor que tiene, se vio sorprendido desde el primer minuto, sobre todo porque el local decidió presionar y no escatimó recursos a la hora de lastimar.
Sin embargo, el equipo de Gustavo Alfaro lastimó en la primera pelota parada que tuvo a favor. Tras un córner desde la derecha, peinó Bogino en el primer palo y Lisandro López anticipó a todos en la boca del arco para dejar sin reacción a Hernando.
Fiel a su estilo, el Colectivero nunca se desesperó, mantuvo la calma y progresivamente se fue adueñando de la mitad de la cancha. Marczuk fue de menor a mayor, Dardo fue incisivo cada vez que se lo propuso, Brítez se mostró activo en la conducción y Escobar Fretes ganó casi siempre en el uno contra uno. A partir de ahí, Crucero fue inclinando la cancha, y aunque tardó, el empate llegó a los 42’. Pey inició el camino con una genial asistencia, Yegros Yejada le dio continuidad camino al área y Lucas Rodríguez la culminó casi de atropellada.
Hasta ahí, Crucero había mostrado una mejor cara, no sólo porque le jugó de igual a igual a un equipo de Primera, sino porque lo controló y por momentos hasta impuso el ritmo del juego.
Pero en el complemento, cuando Arsenal modificó el 70 por ciento del equipo, aparecieron un par de errores defensivos que decretaron la derrota. A los 17’, Claudio Mosca ganó una dividida en el semicírculo del área grande y definió con categoría ante la salida de Hernando, y a los 28’, el Chavo Alustiza le puso la cabeza a un centro cruzado que no llegó a descolgar el uno.
Así, la derrota empañó lo que fue una muy buena actuación. Aunque dejó en claro que se va por el camino correcto.

21 jul. 2010

El Argentino A se pone firme


No hubo respuestas favorables y el Argentino A entró en un camino sinuoso, donde por el momento no se advierten salidas claras.
Ayer, 23 de los 24 clubes de la tercera categoría del fútbol argentino se reunieron en Buenos Aires con el fin de obtener una respuesta al pedido que habían realizado la semana pasada, cuando solicitaron que se equipare el monto económico que reciben los clubes de la B Metropolitana.
En la actualidad, los equipos directamente afiliados a la Asociación del Fútbol Argentino reciben 35 de los 600 millones de pesos que el Gobierno nacional destina a dicho deporte, mientras que hay sólo 12 millones para los 72 clubes que forman parte del torneo Argentino A y B.
En este sentido, el pasado miércoles se reunieron en Capital Federal todos los delegados de los diferentes clubes del Argentino A con el objetivo de que se equiparen los montos, fundamentalmente porque los conjuntos del interior del país recorren mayores distancias, juegan más partidos y realizan mayores inversiones.
Pero ayer llegó la peor respuesta. "La plata ya está repartida en todas las categorías y no hay forma de aumentar los números", le afirmó a este medio una importante fuente presente en el escenario del cónclave.
Así las cosas, la conformación de zonas, el formato de disputa y el fixture de la temporada que debía comenzar el próximo 22 de agosto quedaron sólo en buenas intenciones, ya que lo primordial no se pudo solucionar.
"Necesitamos un subsidio porque así no podemos jugar", le aseguró Daniel Borges, delegado de Huracán de Tres Arroyos, a El Territorio segundos después de terminada la reunión.
"Suben los precios de los kilómetros que recorren los micros, aumentan las distancias, los contratos, la indumentaria, los sueldos, todos sube, menos el monto que reciben los clubes del Argentino A", añadió.
No obstante, el dirigente se mostró confiado en que Julio Grondona interceda ante la presidente Kirchner para lograr mejorar esos números. "Confeccionamos una nota y queremos que llegue a la presidente, necesitamos una solución porque en estas condiciones se hace imposible poder jugar", agregó.
Hoy por hoy, cada entidad del Argentino A recibe 22.700 pesos mensuales, cifra seis veces menor a la que perciben los de la B Metropolitana. Sobre este punto, el directivo fue contundente: "Vamos a pelear por un piso de 80 mil pesos por club; si no, ya nos pusimos de acuerdo todos los clubes que no vamos a empezar el torneo".
Lo peor de todo es que desde el Consejo Federal confiaban en lograr, no equiparar el monto, pero al menos conseguir un aumento, que permita encarar con mayor tranquilidad la competencia que otorga un solo ascenso y una promoción a la Primera B Nacional.
Después de lo sucedido ayer, el inicio del Argentino A está más en dudas que nunca, aunque los dirigentes esperan llegar a buen puerto y obtener una respuesta positiva el próximo miércoles, cuando vuelvan a reunirse para analizar la nueva oferta, si es que la hay. Por ahora, en el horizonte sólo hay nubes oscuras.

24 jun. 2010

Barron, el primer jugador amateur en un Mundial


Jugar un Mundial debe ser lo más grosso que exista para cualquier futbolista. De hecho, sólo los mejores futbolistas del planeta tienen la fortuna de estar en la máxima cita futbolística del mundo. Todos los jugadores triunfan en las grandes ligas de Europa, se lucen en competiciones internacionales y firman miles de autógrafos por semana. Esto, claro, sin contar los millones que acumulan sus cuentas bancarias a lo largo del año.
Sin embargo, hay un caso muy particular de un futbolista que no cobra un peso, no es conocido ni siquiera en su ciudad y de hecho se tiene que ganar el pan como empleado. Se trata del neozelandés Andy Barron, el único jugador de este Mundial -y de la historia mundialista- que es amateur.
Para Andy Barron, el 15 de noviembre de 2009 era un día normal de trabajo en la oficina. Sin embargo, sus compañeros notaron algo poco habitual: un equipo de televisión iba siguiendo sus pasos.
Por supuesto, esto sucedió antes de que el mediocampista neozelandés ayudara a su selección a clasificarse para su primera Copa Mundial de la FIFA en 28 años. La sorpresa de los empleados de la sucursal del Banco Westpac donde trabaja Barron en Wellington era lógica, pues no sabían que uno de sus compañeros era internacional con los Kiwis.
Sin embargo, el mediocampista, que ingresó unos minutos en el empate de su selección frente a Italia (donde cada jugador cobra por mes lo que Barron no alcanzaría a embolsillar en toda su vida), no lo toma como algo sobrenatural. "Sólo quería ser discreto. No es que no estuviera orgulloso de jugar en la selección nacional, pero tampoco me gusta ir por ahí hablando del tema y jactándome. Eso sí, la discreción se terminó cuando el equipo de televisión me acompañó al trabajo aquel día", comentó un día después con humor.
"Entiendo que parezca raro que la gente no supiera que yo jugaba en la selección nacional de fútbol, pero así son las cosas en Nueva Zelanda. Somos un país bastante tranquilo y no me molestaba en absoluto que la gente no supiera que yo era uno de los All White. Así son las cosas. No es como en Inglaterra, por ejemplo, donde los jugadores son muy famosos", declaró.
La situación de Barron ilustra perfectamente la magnitud del logro de Nueva Zelanda, que empató con la actual campeona del mundo el pasado domingo. Al igual que el resto de sus compañeros, el mediocampista no se dejó impresionar por una selección italiana plagada de superestrellas millonarias, como el Jugador Mundial de la FIFA del año 2006, Fabio Cannavaro.
El caso de Barron dejó más en evidencia que nunca que dentro de la cancha son 11 contra 11, y que nadie es más que nadie.

19 jun. 2010

Mejor preservar, ¿no?


Sólo por resultados ajenos Argentina aún no está en octavos de final, aunque son escasos los seleccionados candidatos que llegan tan tranquilos a la definición de los grupos.
Podrá decirse que en Alemania 06 se clasificó en la segunda fecha, pero en el último partido ante Holanda para nada tenía definido el primer lugar, mientras que ahora sólo una hecatombe podría echar por tierra la clasificación.
Ni el plantel argentino ni las condiciones de los griegos aparecen como para evitar el paso a la ronda en que para muchos empieza el verdadero Mundial.
Mientras seguramente otros candidatos, como España, Inglaterra y Alemania deberán jugarse el todo por el todo, con una presión enorme a cuestas que desgrana energías por más profesionales que sean los contendores, Argentina arribará con un alivio balsámico con horizonte claro.
Por eso los otros grandes, a los que todos imaginan en la fase de playoffs, deberán arriesgar todo y poner todo lo que tienen, sin permitirse descanso.
Eso sí lo podrá hacer Argentina para tener a Walter Samuel en todo su potencial para la fase siguiente.
Que vuelva Juan Sebastián Verón está bien porque ya tiene una recuperación de diez días desde que sintió un dolor en un gemelo y ya está recuperado, y vendrá muy bien si no juega Javier Mascherano, el jefe del medio que se las vino arreglando solo, y si es que juega Mario Bolatti. Es que Mascherano tiene una amonestación y no sería cuestión de sumar otra y pagarla en octavos.
El reemplazante de Samuel es Nicolás Burdisso, pero el defensor de Roma se convertiría en el lateral y sería Nicolás Otamendi el que ingrese en la posición del zaguero del Inter.
Tras la jornada libre, Maradona empezará mañana a mudar en cancha los jugadores que prevé estarán ante Grecia y si se dedica a cuidar, además de los lesionados, a los amonestados, Gabriel Heinze también descansará una semana y si eso ocurre irá Clemente Rodríguez.
Difícilmente deje a un costado a Martín Demichelis, pues Maradona no es como el italiano Fabio Capello, entrenador de Inglaterra, que dejó sin puesto a Robert Green por su error ante Estados Unidos. Todo lo contrario, Maradona lo defiende y le renueva la confianza.
Es probable que Maxi Rodríguez juegue también por derecha, aunque está la chance del doble cinco con Verón y que Javier Pastore sea el volante adelantado o seguirá apostando por Angel Di María.
Lionel Messi es un intocable, y tal vez juegue, aunque el descanso le vendría bien. Si no juega toma fuerza también la posibilidad de Pastore, y arriba Carlos Tevez y Kun Agüero se dividen las chances.
"Los muchachos que practicaron después lo hicieron tan bien como los titulares", sostuvo Maradona en su última conferencia de prensa en la previa de Corea. Toma fuerza entonces que varios de los hasta ahora suplentes ocuparán un lugar de salida. Diego Milito puede tener su chance de entrada. Difícilmente juegue con dos hombres de área, con lo cual Gonzalo Higuaín también podría tener descanso, aunque seduce la posibilidad de que el Pipita meta alguna más y empiece a posicionarse como el futuro goleador del Mundial.

26 may. 2010

¿Porqué fue convocado Ariel Garcé al Mundial?


Después de ver la lista de 23 nombres argentinos definitivos que estarán en Sudáfrica, me formulo la pregunta casi por inercia, pero me cuesta horrores encontrarle una respuesta. Imagino, lógicamente, que a la gente, al resto de los argentinos que sigue de cerca el fútbol y sobre todo la seleccíón argentina, también le cuesta entender bien el porqué de su convocatoria.
Me tomé el tiempo de ver los antecedentes del actual jugador de Colón y, vaya sorpresa, sólo disputó tres partidos con la camiseta albiceleste. Pero para alimentar mi estado descubrí que sólo jugó un partido bajo el mando de Maradona. Uno. Y entonces me pregunté... ¿puede un técnico sacar conclusiones acerca del real nivel de un futbolista que sólo hizo 90 minutos de fútbol? ¿Y que esos 90 minutos de fútbol fueron en un partido amistoso, en el país y... frente a Haití? Parece complicado. O tiene un ojo clínico enviadiable incluso hasta para el mejor oftalmólogo del planeta, o Ariel Garcé -de él estamos hablando- tiene condiciones sobrehumanas? Podría ser la primera opción, aunque ni siquiera siendo generosos con el Diego la historia pasa por ahí.
Descartada las condiciones deportivas del ex jugador de River, me tomé el tiempo de analizar su pasado, su historial como futbolista, sus experiencias en las distintas posiciones que pueda llegar a ocupar en la cancha. Y, ciertamente, me di cuenta que la mayor parte de su carrera la pasó jugando como defensor. Es verdad, jugó de central, de líbero, de lateral y marcador, y en el Millonario hasta se desempeñó como mediocampista por los costados. Pero contrasté el momento del Chino (actualmente con 31 años) con lo que, eventualmente, podrían llegar a darle a la selección otros polifuncionales, caso de Gabriel Milito o, más aun, Fabricio Coloccini, más dinámicos, jóvenes y largamente de mejor presente en sus clubes.
Entonces, también llegó el momento de tachar de la lista las cualidades funcionales de Garcé.
Se habló también de que Maradona busca para la selección un líder, alguien que tenga carisma, voz de mando, incidencia en el grupo. Y, particularmente, me parece poco pertinente que alguien que sólo jugó una vez en la era Diego, que jamás compartió un vestuario con más del 95% del actual plantel y que tampoco sobresale por sus dotes de "líder", tenga boleto gratis al continente africano. Y así lo fuera, imagino que no será para nada sencillo que Garcé se ponga a la altura de Verón, Mascherano y Heinze, los abanderados a la hora de poner la cara y las palabras, más allá de los gustos personales de cada uno.
En otros espacios virtuales hasta encontré el dato de que Diego convocó a Garcé porque soñó que el Chino alzaba la Copa del Mundo. Y dicen que Maradona es supersticioso, quién sabe. Hasta ahora, este parece ser el argumento más valedero hasta ahora.
Aunque la idea no es destratar a Garcé, su historial también indica que no hace mucho dio positivo en un control antidoping y debió estar seis meses fuera de las canchas. Diego también lo estuvo. Y en varios momentos de su vida social y deportiva.
A todo esto, el pobre Chino no tiene la culpa. Alguna virtud deberá tener. Y en el Mundial se sabrá, lo disponga o no Diego, qué tan positiva fue, para él, el grupo o sus imaginarios psíquicos, la convocatoria del Chino.

18 may. 2010

El silencio no se vende; la palabra no se compra


En realidad, la enunciación debería decir "no debiera venderse ni comprarse". Pero se entiende.
Lastimosamente, y no pasa sólo en el ámbito nacional e internacional, hay dirigentes deportivos que apuntan contra aquellos periodistas que publican notas que van en contra de sus intereses, sean éstos económicos, éticos o políticos.
Sin embargo, al menos para quien suscribe, no todos tenemos el sello $$$ en la frente.
Y por suerte, desde que en 2003 los Estados Unidos invadieron Irak, surgió la posibilidad de que cada periodista refleje en un sitio personal (blog) aquello que, por cuestiones exclusivamente financieras, no puede hacerlo en el medio en el que se desempeña.
Y si bien es cierto que el mundo cibernético no está en las posibilidades de todos, al menos crea un espacio alternativo para informar, investigar, analizar y opinar sobre diferentes sucesos.
Hasta no hace mucho tiempo, un dirigente importante -al menos el más directo en hacerlo evidente- de un equipo de fútbol de la provincia amenazó a un periodista deportivo con no permitirle el acceso al estadio en caso de que siga reflejando una "realidad" que para dicha persona estaba equivocada.
Si estos personajes del ambiente, mucho más relacionados con el negocio y las empresas que con el fútbol, piensan que el trabajo de un periodista sólo pasa por contar aquello que ve, sin dudas desconoce el manual del buen periodista.
Para estos intereses, no caben dudas, lo más conveniente sería que el compromiso entre el periodista y el ciudadano sea simplemente el de 'contar lo que ve'. Pero la experiencia indica, y a veces es contundente, que lo más importante se da puertas adentro, en la cocina de la oscuridad, en el seno de un plantel, en la mesa dirigencial, justamente. Y hay casos en que los mismos jugadores no pueden hablar, lógicamente por el subordinado rol de empleado que deben jugar. Lo mismo pasa con otros empleados del club, como colaboradores, jefes de prensa, coodinadores, secretarios, entre otros, quienes parecen obligados a exaltar y glorificar la figura del Jefe para poder seguir comiendo. Claro, eso mientras son parte del "negocio", porque cuando la máxima autoridad decide lo contrario y los excluye del "proyecto", entonces sí comienzan a ventilar la intimidad. Pero ya es tarde.
Es verdad, la realidad del país y el mundo no permite darse el lujo de no trabajar, no tener ingresos y arriesgar lo poco que se tiene. Pero entonces germina el otro gran punto en cuestión... ¿hasta qué punto uno puede somerterse y esclavizarse? ¿Vale la pena defender a capa y espada aquello que, interiormente, se reconoce como equivocado? Sería importante comenzar a pensarlo. Por lo pronto, no todo lo que brilla es oro. Y no todo lo que se piensa se calla.

3 may. 2010

¿Habrá tercera consecutiva para Crucero?


Los amantes de los números dirán que Crucero está a sólo cinco partidos de la B Nacional. O a tres victorias, que vendría a ser lo mismo. Pero los más críticos, que también tienen en cuenta el aspecto futbolístico, emocional y, por qué negarlo, el eonómico, sabe que llegar a la segunda categoría del fútbol argentino realmente es mucho más difícil de lo que parece.
Para ser finalista de uno de los Pentagonales finales del Argentino A, Crucero necesita en la última fecha ganarle a Patronato en Paraná. Como si fuera tan fácil. Volviendo a los estadistas, éstos dirán que el Colectivero ganó las últimas dos veces que jugó en la capital entrerriana. Y es verdad. Pero no hay que olvidar un par de cuestiones que parecen adquirir relevancia. Primero, que en ambos casos el técnico fue Pedro Dechat, mucho más especulativo y conservador que Raschle, a quien jugar como visitante le resultaba incluso más cómodo que jugar en Santa Inés. Y la otra tiene que ver con las condiciones en las que se dieron esos triunfos. En el primer caso, Crucero visitó el Presbítero Grella sabiendo que ya estaba clasificado y que no tenía prácticamente nada por perder. Y, se sabe, jugar sin presiones no es lo mismo que jugar con la soga al cuello, para ser un pocos más drásticos.
El segundo, y último, triunfo en Paraná, sí fue relevante porque también se dio en el Pentagonal, pero aquella vez fue en la primera fecha, donde sinceramente no se definía nada. Con estos argumentos no se trata, en lo más mínimo, de restarle importancia a esas victorias. Sobre todo porque Crucero, y este dato bien la pena guardarlo en la historia, fue el único equipo en los últimos 20 años que ganó dos veces en Paraná. Y Patronato lo sabe.
Y en este sentido sería bueno preguntarse si las estadísticas tienen validez.
Pero números aparte, no hay que ignorar otras facetas de una definición. En el juego, aunque muchos no lo quieran reconocer, Patronato está un escalón arriba que el Colectivero. No sólo mantuvo la base del equipo que año a año disputa una fase final de torneo, sino que incorporó a cuatro valores de categoría superior para fortalecer su columna vertebral. Crucero, en tanto, aún trata de encontrar una regularidad con el sistema de tres en el fondo, algo que por ahora parece un suicidio cada vez que se sale del Andrés Guacurarí.
Otra cosa: Crucero llega a Paraná con una seguidilla importante de partidos encima (cuatro en 14 días), y tendrá casi 14 horas de viaje sobre los hombros. Patronato, por su parte, descansó el fin de semana y llegará mucho más relejado, al menos físicamente.
¿Y lo económico? Para los "inocentes" no existe. Para los que están curtidos en las finales de torneo, es un tema inherente a las definiciones. Y Patronato, puede imaginarse, va a apelar a cualquier tipo de "artimaña" para no quedar eliminado ante su gente, más allá de lo que pueda hacer Diego Jara dentro de la cancha. Ojalá Crucero "entienda" de lo que se trata y también llegue bien preparado en ese sentido.

19 abr. 2010

Diagnóstico favorable


Conforme a medias. Así habrá quedado Pata Medina y su cuerpo técnico tras el empate que consiguió Brown en Chaco ante Resistencia Central, el último domingo, por el choque de ida de las semifinales de una de las llaves del Torneo del Interior.

El 1-1 en Fontana, como resultado, tiene más características positivas que negativas, porque la revancha se disputará en Villa Urquiza la próxima semana, y el conjunto verdirrojo tendrá la oportunidad de definir la serie en casa.

Pero en cuanto a rendimiento, resulta complicado entender y explicar cómo Brown cambió tanto de un tiempo a otro.

En una cancha imposible de transitar para los que pretenden practicar “juego al ras”, los dirigidos por Medina realizaron un gran primer tiempo en la capital chaqueña. Controlaron siempre el desarrollo de las acciones, manejaron el hilo del juego y originaron al menos cinco situaciones netas de gol. Ortiz-Garay, por derecha, y Bernal-Hermosilla, por izquierda, surcaron constantemente los costados, mientras que Enrique siempre impuso su jerarquía cuando decidió centralizar el ataque. Tranquilo en la zona defensiva, más allá de algún descuido, el equipo misionero dominó a su rival del medio para arriba, y mereció, como mínimo, irse al descanso con un gol de ventaja, ya que Ober Papua, arquero local, fue el gran responsable de que todo siga 0-0.

Pero en el complemento, quizás por el calor húmedo, el pésimo estado del campo o el desgaste realizado en el segmento inicial, Brown se quedó sin respuestas físicas y futbolísticas. Tomar a Voiquevich –un delantero que sólo piensa en el arco de enfrente- se hizo cada vez más complicado. Interceptar a Villaslobas pasó a ser una cuestión difícil de resolver y controlar el empuje chaqueño un asunto delicado.

En realidad quedaron dos sensaciones en Chaco. Por lo que se vio en la primera parte, Brown no debería tener problemas en ganar la serie, porque Central no había demostrado más que ninguno de los que hasta acá habían sido sus rivales. Pero de acuerdo a lo evidenciado en el complemento, la percepción es radicalmente opuesta. Lo que falta saber es cuál de los dos mostró su verdadera cara, y en qué tiempo.

La juventud, sin dudas, dejó en evidencia la superioridad de Central en el segundo tiempo, y esto debería ser un punto a tener en cuenta pensando en la revancha.

Pieza por pieza, Brown demostró ser superior, tener mayores variantes en ataque y mayor criterio a la hora de tener la pelota. En la ida lo salvó Galeano, quien puede ser gravitante pensando, eventualmente, en una definición por penales.

Por lo pronto, teniendo en cuenta que jugó su primer cruce fuera de Misiones, que en esta etapa están los 24 mejores de los más de 200 que arrancaron el certamen y que jugó de visitante en un reducto exigente, el Verdirrojo aprobó el complicado examen escrito. Ahora falta el oral.

5 abr. 2010

Cuando no queda otra que actuar contra la propia voluntad


Pasa lo que dijo Leonardo Astrada, el técnico de River.
"Ortega jugará contra Newell's". Sin dudas, sin ningún tipo de dudas para ser más contundentes, las sucesivas derrotas en el torneo Clausura dejaron al Millonario al borde del caos.
Ariel Ortega, el indiscutido ídolo del club más allá de sus interminables problemas personales con el alcohol, es la última carta de Astrada para intentar revertir este momento.
Y aunque el Burrito sea un jugador distinto, enamorado de River y capaz de exigirse de más por la camiseta, que la declaración haya sido dicha segundos después de la derrota frente a Lanús habla a las claras de que el DT quiere dar un golpe de efecto.
Si estuvo fuera de ritmo en los últimos dos meses, la semana pasada realizó sus primeros minutos de práctica con los titulares y el domingo ni siquiera fue el banco, es poco entendible por qué de un día para otro el jujeño es el primero en ser confirmado como titular para el próximo partido.
Sin respuestas por parte de sus dirigidos, el Negro sabe que, al menos de esta manera, tendrá algunos partidos más de crédito. Porque sabe que aun sin estar en su mejor nivel, el Burrito contagia no sólo a la gente sino también a sus compañeros. Astrada no desconoce el presente de Ortega. Seguramente ni siquiera lo quiere tener entre los concentrados. Pero ya se le acabaron las cartas. Y ante la pobreza futbolística que demuestran sus players en cada partido, ahora apuesta a la parte mental y psicológica como sustento salvador.
El tiempo, los rendimientos, pero sobre todo los resultados, demostrarán si la jugada le salió bien o no, en cuyo caso deberá dejar el cargo.
Pero Astrada, está claro, dejó al descubierto que a veces hay que dejar de lado una idea, una propuesta, y actuar contra la propia voluntad para encontrar una salida favorable. El Negro decide así no morir con la suya, lo que puede ser o no cuestionado. Se abre a otras alternativas. Quizá la última que encuentre.

26 mar. 2010

Siempre se pide más


Parece raro. Pero el amante del deporte es así. Quiérase o no. Fanático. En Oberá, en Posadas y seguramente en otras varias localidades de la provincia, se escucharon varias voces criticar a OTC por la derrota frente a San Nicolás Belgrano en el primer juego de la serie de playoffs de la Reclasificación del TNA.
El agónico triple a un segundo del final que le permitió a la visita ganar el primer chico 81-80 modificó todo el panorama de la serie, no caben dudas. Ahora San Nicolás sabe que tendrá la posibilidad de definir la serie como local. Es cierto, después de ganar ocho partidos de manera consecutiva, asegurarse con varias fechas de anticipación el “1” de la tabla general y tener ventaja deportiva en esta serie no sirve para nada tras la inesperada derrota del miércoles.
Sin embargo, no debiera la gente amante del básquet olvidar que el gran, primordial, fundamental y único objetivo que se propuso el Celeste era mantener la categoría. Hace un año, OTC se salvaba de bajar a la Liga Nacional B tras ganar el quinto y último punto de la serie en Paraná frente a Echagüe.
Es verdad también que los triunfos –máxime cuando vienen en grandes dosis- hacen olvidar viejos objetivos, pero no estaría de mal hacer memoria y saber que lo que ahora está disputando el equipo de Álvaro Castiñeira es un premio a la gran campaña realizada en el TNA 2.
Resulta complicado no soñar con subir a la Liga Nacional e introducir, tal como sucedió hace 13 años con Luz y Fuerza, al básquet misionero en la elite nacional. Es un sueño de todos. A quién no le gustaría.
Pero la realidad indica que hoy por hoy ser parte del TNA requiere una inversión quizás tan importante como la que tuvo Luz y Fuerza hace 15 años. Y que por ahora el nivel del básquet misionero (aunque el 80% del plantel esté integrado por valores “foráneos”) no está a la altura del máximo peldaño de la naranja nacional.
Podrá sortear o no con éxito OTC la serie frente a San Nicolás, pero sería bueno recordar lo que se sufrió el año pasado para mantener la plaza. Que esta vez, por suerte, está asegurada.

16 mar. 2010

Hartfield: "No me resigno a dejar el tenis"


Hace tiempo que no se habla demasiado de su vida. Pero él, en la intimidad en la que se maneja, trata de llevar este difícil momento de la mejor manera.
Diego Hartfield, uno de los mejores tenistas que dio y aún da la tierra colorada, actualmente vive el día a día. Sufre no poder estar en los courts, no poder hacer lo que más le gusta, pero gracias a ese fuego sagrado que lo llevó a los primeros planos del deporte mundial, sueña con volver a jugar.
"Planeé muchas cosas y fracasé, no sé qué voy a hacer, no miro el futuro, trato de llevar todo esto día a día". Así expresa, vive y siente este momento el obereño, quien después de sufrir una severa tendinitis a principios del año pasado nunca más agarró profesionalmente una raqueta.
"Me hice una ecografía nuevamente en el tendón rotuliano y me aconsejaron realizarme un nuevo tratamiento", dijo el Gato, quien afirmó sentir dolor "cada vez que me exijo, siempre surgen nuevas complicaciones; estoy limitado".
Hartfield, que no juega en el circuito profesional desde febrero del año pasado, no esconde sus decepciones por no poder ser parte del calendario ATP, aunque confía en una recuperación satisfactoria para disputar Futures, algún Challenger, quizás un ATP y, por qué no, un Grand Slam.
"Hace un año y medio que estoy desocupado; por ahora estoy dándole movilidad a la rodilla, si no siento dolores en los próximos días comenzaré a trotar, pero siempre con cuidado; tengo incertidumbre por no saber cómo va a responder la rodilla", dijo el Gato. "Puedo moverme, pero cuando hago movimientos que requieren algún tipo de reacción importante siento un dolor puntiagudo que no me permite seguir", agregó.
Pero la resignación no es una palabra que figure en el diccionario que maneja Diego. Y así como sacó fuerzas internas impensadas para complicar a Roger Federer en la primera ronda de un Grand Slam robándose varias tapas de los diarios más importantes del planeta, sabe que hoy está ante un desafío igual o quizás de mayor trascendencia.
"No estoy resignado ni mucho menos, tengo muchas ganas de jugar", aseguró convencido el misionero, quien actualmente se encuentra en el puesto 1481 del ranking mundial, aunque el ranking protegido, que le permite ser invitado a diferentes torneos, lo tiene ubicado en el puesto 190.
Consultado sobre si en algún momento se le cruzó por la cabeza abandonar la práctica del tenis, Hartfield fue tan sincero como optimista. "Se te cruzan muchas cosas por la cabeza cuando te pasa algo así, pero lo importante es tener la cabeza fría y no tomar una decisión apresurada; yo quiero volver a jugar", insistió.
"Por el momento planeo mi vida semana a semana, y con excepción de la Copa Davis trato de no mirar tenis", reconoció quien tiene un récord de 88 victorias y 68 derrotas en torneos Challengers.
Acerca de cómo transcurrieron sus días desde que sufrió la lesión hasta la actualidad, señaló que "primero disfruté los días sin hacer actividad porque fueron días de descanso, que me sirvieron para reponerme, pero después comencé a aburrirme, los días se hacen cada vez más largos y no sé qué hacer".
Por último, y pese a las ganas de volver a estar cerca de su familia en su Oberá natal, dijo que "no puedo hacer la recuperación en Misiones porque acá ya tengo mi equipo de trabajo, varios años que vivo acá (en Buenos Aires), tengo mis amigos y una vida formada".
La Davis, una chance concreta
Más allá de su presente poco fortuito, Hartfield también dejó conceptos relacionados a las posibilidades argentinas de conquistar por primera vez la Ensaladera de Plata.
"Dependemos mucho de lo que hagan Del Potro y Nalbandian, con ellos dos recuperados plenamente Argentina indudablemente va a ser candidato a ganar la Copa Davis", aseguró el obereño, para quien Argentina logró un triunfo clave en tierras suecas. "Se ganó una serie muy difícil en el arranque, pero hay que esperar, todavía falta mucho, vamos a ver qué pasa en julio frente a Rusia como visitante".
Sobre si Argentina vive uno de sus mejores momentos tenísticos, afirmó: "Estamos en un momento muy bueno, pero creo que el mejor fue a partir del 2000, cuando figuraban Guillermo Coria, Guillermo Cañas y Gastón Gaudio".