24 jun. 2010

Barron, el primer jugador amateur en un Mundial


Jugar un Mundial debe ser lo más grosso que exista para cualquier futbolista. De hecho, sólo los mejores futbolistas del planeta tienen la fortuna de estar en la máxima cita futbolística del mundo. Todos los jugadores triunfan en las grandes ligas de Europa, se lucen en competiciones internacionales y firman miles de autógrafos por semana. Esto, claro, sin contar los millones que acumulan sus cuentas bancarias a lo largo del año.
Sin embargo, hay un caso muy particular de un futbolista que no cobra un peso, no es conocido ni siquiera en su ciudad y de hecho se tiene que ganar el pan como empleado. Se trata del neozelandés Andy Barron, el único jugador de este Mundial -y de la historia mundialista- que es amateur.
Para Andy Barron, el 15 de noviembre de 2009 era un día normal de trabajo en la oficina. Sin embargo, sus compañeros notaron algo poco habitual: un equipo de televisión iba siguiendo sus pasos.
Por supuesto, esto sucedió antes de que el mediocampista neozelandés ayudara a su selección a clasificarse para su primera Copa Mundial de la FIFA en 28 años. La sorpresa de los empleados de la sucursal del Banco Westpac donde trabaja Barron en Wellington era lógica, pues no sabían que uno de sus compañeros era internacional con los Kiwis.
Sin embargo, el mediocampista, que ingresó unos minutos en el empate de su selección frente a Italia (donde cada jugador cobra por mes lo que Barron no alcanzaría a embolsillar en toda su vida), no lo toma como algo sobrenatural. "Sólo quería ser discreto. No es que no estuviera orgulloso de jugar en la selección nacional, pero tampoco me gusta ir por ahí hablando del tema y jactándome. Eso sí, la discreción se terminó cuando el equipo de televisión me acompañó al trabajo aquel día", comentó un día después con humor.
"Entiendo que parezca raro que la gente no supiera que yo jugaba en la selección nacional de fútbol, pero así son las cosas en Nueva Zelanda. Somos un país bastante tranquilo y no me molestaba en absoluto que la gente no supiera que yo era uno de los All White. Así son las cosas. No es como en Inglaterra, por ejemplo, donde los jugadores son muy famosos", declaró.
La situación de Barron ilustra perfectamente la magnitud del logro de Nueva Zelanda, que empató con la actual campeona del mundo el pasado domingo. Al igual que el resto de sus compañeros, el mediocampista no se dejó impresionar por una selección italiana plagada de superestrellas millonarias, como el Jugador Mundial de la FIFA del año 2006, Fabio Cannavaro.
El caso de Barron dejó más en evidencia que nunca que dentro de la cancha son 11 contra 11, y que nadie es más que nadie.

19 jun. 2010

Mejor preservar, ¿no?


Sólo por resultados ajenos Argentina aún no está en octavos de final, aunque son escasos los seleccionados candidatos que llegan tan tranquilos a la definición de los grupos.
Podrá decirse que en Alemania 06 se clasificó en la segunda fecha, pero en el último partido ante Holanda para nada tenía definido el primer lugar, mientras que ahora sólo una hecatombe podría echar por tierra la clasificación.
Ni el plantel argentino ni las condiciones de los griegos aparecen como para evitar el paso a la ronda en que para muchos empieza el verdadero Mundial.
Mientras seguramente otros candidatos, como España, Inglaterra y Alemania deberán jugarse el todo por el todo, con una presión enorme a cuestas que desgrana energías por más profesionales que sean los contendores, Argentina arribará con un alivio balsámico con horizonte claro.
Por eso los otros grandes, a los que todos imaginan en la fase de playoffs, deberán arriesgar todo y poner todo lo que tienen, sin permitirse descanso.
Eso sí lo podrá hacer Argentina para tener a Walter Samuel en todo su potencial para la fase siguiente.
Que vuelva Juan Sebastián Verón está bien porque ya tiene una recuperación de diez días desde que sintió un dolor en un gemelo y ya está recuperado, y vendrá muy bien si no juega Javier Mascherano, el jefe del medio que se las vino arreglando solo, y si es que juega Mario Bolatti. Es que Mascherano tiene una amonestación y no sería cuestión de sumar otra y pagarla en octavos.
El reemplazante de Samuel es Nicolás Burdisso, pero el defensor de Roma se convertiría en el lateral y sería Nicolás Otamendi el que ingrese en la posición del zaguero del Inter.
Tras la jornada libre, Maradona empezará mañana a mudar en cancha los jugadores que prevé estarán ante Grecia y si se dedica a cuidar, además de los lesionados, a los amonestados, Gabriel Heinze también descansará una semana y si eso ocurre irá Clemente Rodríguez.
Difícilmente deje a un costado a Martín Demichelis, pues Maradona no es como el italiano Fabio Capello, entrenador de Inglaterra, que dejó sin puesto a Robert Green por su error ante Estados Unidos. Todo lo contrario, Maradona lo defiende y le renueva la confianza.
Es probable que Maxi Rodríguez juegue también por derecha, aunque está la chance del doble cinco con Verón y que Javier Pastore sea el volante adelantado o seguirá apostando por Angel Di María.
Lionel Messi es un intocable, y tal vez juegue, aunque el descanso le vendría bien. Si no juega toma fuerza también la posibilidad de Pastore, y arriba Carlos Tevez y Kun Agüero se dividen las chances.
"Los muchachos que practicaron después lo hicieron tan bien como los titulares", sostuvo Maradona en su última conferencia de prensa en la previa de Corea. Toma fuerza entonces que varios de los hasta ahora suplentes ocuparán un lugar de salida. Diego Milito puede tener su chance de entrada. Difícilmente juegue con dos hombres de área, con lo cual Gonzalo Higuaín también podría tener descanso, aunque seduce la posibilidad de que el Pipita meta alguna más y empiece a posicionarse como el futuro goleador del Mundial.