22 ene. 2012

TDI: renace la ilusión para los misioneros


Como todo comienzo de año, una nueva ilusión se enciende para el fútbol del interior del país.
Con una cifra récord de 325 equipos, que representarán a las 24 provincias argentinas, hoy se pondrá en marcha para los equipos misioneros el Torneo del Interior 2012, que tendrá como premio mayor tres ascensos directos al torneo Argentino B.
Como en cada una de sus ediciones, Misiones acudirá a la quinta categoría del fútbol argentino con sus abanderados, que en esta ocasión serán siete representantes de las Ligas de Posadas, Eldorado, Oberá, Puerto Rico, Apóstoles y Puerto Iguazú, mientras que San Vicente no llevará estandartes.
El TDI, el certamen más federal del país, le dio la chance, sin ir más lejos, el año pasado a Brown de ser parte hoy del Argentino B. Y en este sentido, La Picada, Vicov, Ex Alumnos 185 y Sol de Mayo, y Papel Misionero, Jardín América y 8 de Mayo, en menor medida, confían en seguir sus pasos y escalar un peldaño en este largo y espinoso embudo del que sólo tres equipos saldrán con vida, más allá de las tres promociones.
Por nombres, presupuesto y jerarquía, La Picada y Sol de Mayo parten como los favoritos a llegar más lejos entre los misioneros, aunque el siempre vigente Vicov y el bien reforzado Ex Alumnos también tienen argumentos como para estar en la pelea. Con planteles mucho más modestos, y sin un respaldo económico acorde a la competencia, 8 de Mayo y los representantes de Puerto Rico buscarán protagonismo en un cuadrangular que bien puede deparar sorpresas.
Pero el desafío pasa por ver hasta qué punto los conjuntos misioneros están en condiciones de pelear realmente por uno de los ascensos o las promociones.
Aunque suene terminante y contundente, está claro que los conjuntos de Puerto Rico e Iguazú no tienen chances, y que sólo buscarán ‘sobrevivir’ hasta donde les dé el cuero.
De abajo hacia arriba, Ex Alumnos aparece en esa escalera de probables aspirantes, aunque la realidad del fútbol obereño lejos está de entusiasmar a su gente, más allá del equipo compacto que armó Manuel Dutto.
Luego, por sus constantes intervenciones a nivel nacional, asoma Vicov, que tendrá como nuevo objetivo mejorar sus aceptables campañas, en las que hasta ahora casi siempre quedó eliminado a manos de los equipos posadeños.
En la conversación debería estar Sol de Mayo, un equipo sin historia a nivel provincial y mucho menos a nivel nacional, pero que se armó convenientemente para asustar a cualquiera. Sandro Bárbaro, que conoce lo que es transitar estos caminos llenos de obstáculos, incorporó jugadores que pasaron por el Argentino A y B, además de varios y buenos valores del Crucero campeón 2011 de la Liga Posadeña de fútbol. Sin olvidar el apoyo económico que siempre significa un plus.
Con el Sindicato de Camioneros como estandarte financiero y refuerzos de renombre, locales y extranjeros, en cada línea, La Picada será la gran –y única- esperanza capitalina. Al Verde le llegó la oportunidad prácticamente de la nada. Es que jugará el TDI por invitación y no por méritos deportivos, ya que ocupará la plaza de Posadas que dejó vacante Mitre, que decidió bajarse por problemas económicos.
De todas maneras, Víctor Medina, su cuerpo técnico y la dirigencia del Tren del Oeste no perdieron tiempo y rápidamente comenzaron a configurar un plantel que pueda dar pelea.
No sólo continuará la base del equipo que llegó a las semifinales del Oficial posadeño, sino que se sumaron 11 futbolistas que sin dudas potenciarán las ambiciones.
Pata Medina, que ya tiene experiencia en el TDI con Brown el año pasado, recuperó al experimentado Carlos Hermosilla, quien proviene de Rosamonte, último campeón provincial, mientras que García Paredes y el habilidoso Tomás González también llegan del mismo club.
Los defensores Diego Noguera (ex Brown) y Gabriel Kinyerski (Mitre), los volantes David Sorghe (Garupá), Lucas Cabral (Atlético Posadas) y Gustavo Bóveda (Mitre) y los delanteros Nicolás Gabadián y Manuel Sánchez Ocaña, goleadores de la Liga Posadeña el año pasado y en el actual torneo, respectivamente, son los otros refuerzos que llegaron del ámbito doméstico.
Sin embargo, también se sumaron otros dos valores de experiencia internacional, como el atacante Tomás Petry (27 años), proveniente del Östers IF de la segunda división del fútbol sueco, y el defensor paraguayo Carlos Lugo (35), quien saltó a la fama en 2003, cuando marcó el gol de Cienciano sobre River para que el equipo peruano gane la Copa Sudamericana. El ex defensor de Olimpia, Nacional y la selección guaraní ocupará el lugar que estaba destinado a Javier De Olivera, que a último momento decidió sumarse a Brown en el Argentino B.
El Verde, que jugará de local en la cancha de Atlético Misiones, hará su debut en Apóstoles frente a Sol de Mayo. Integrará la zona 46, en la que también estará Ex Alumnos.