31 ago. 2010

La Copa Argentina, ¿realidad o utopía?


En España es conocida como la Copa del Rey. En Italia, como la Copa Italia. Y también se juega en otros varios países de América y el mundo.
La idea, francamente, está buena. Parece -insisto, parece- que Julio Grondona y sus súbditos están interesados en reflotar un torneo tan viejo como convocante: la Copa Argentina de fútbol.
Se trata de un campeonato diferente a los que se disputan actualmente, como el Apertura o Clausura de Primera División, la Primera B Nacional o, a nivel más federal, un Argentino A o B.
La Copa Argentina vendría a ser un torneo mucho más abarcativo, donde no se tendrían en cuenta las categorías ni los nombres de los equipos participantes. Lógicamente, no serán 20, 24 ni 48 los equipos inscriptos, sino cerca de un centenar. O más.
La idea de ver un Boca-Guarani, San Lorenzo-Crucero, Mandiyú-Racing o Sportivo Patria-Rosario Central es sin dudas atrapante, sobre todos para quienes vivimos en el interior del país y pocas veces -muy pocas- tenemos la posibilidad de ver en vivo y en directo a equipos de la elite. También lo es, claramente, para los futbolistas de esos equipos del interior, que podrían medir fuerzas con jugadores más profesionales.
Este tipo de torneos ya se jugó en el país en la década del '70, y clasificaba a un equipo para disputar la Recopa Sudamericana.
Pero esta vez, el titular de la Afa parece más ambicioso. Después de 40 años, se imagina una Copa Argentina que integre a equipos de Primera, B Nacional, B Metropolitana y Argentinos A y B. El torneo se jugaría entre febrero y octubre y el ganador clasificaría a la Copa Libertadores. Parece una posibilidad lejana pero, si llegara a jugarse, quién le puede quitar al simpatizante misionero, sea de Guaraní o Crucero, la posibilidad de ver jugar a su equipo el torneo continental.
Pero el principal problema que se le presenta a Don Julio no tiene que ver con lo económico ni las dudas de los clubes. Tiene que ver con los tiempos del fútbol argentino y las distancias que deben recorrer las entidades deportivas. En este último sentido, al torneo lo jugarían aquellos equipos en condiciones de solventarse un viaje, lo que acortaría enormemente el número de interesados.
En relación con el tiempo, las dudas aparecen porque el campeonato argentino tiene actividad de febrero a junio y de agosto a diciembre. Pero más allá de que se juegue el Apertura o el Clausura, hay algunos que, además, disputan la Copa Libertadores y la Sudamericana, en el primer y segundo semestre, respectivamente.
Pero consciente de que los que mas valorarían este tipo de competencias son los clubes grandes del interior, caso Talleres de Córdoba, Chaco For Ever, San Martín de Tucumán, Godoy Cruz, Gimnasia y Tiro de Salta, Newell's y Gimnasia de Jujuy, los equipos de Primera la jugarían aunque tuvieran otras prioridades.
Así, además de recaudar -lo que más le interesa a la Afa-, Grondona quedaría bien parado con las ligas del interior, algo que hoy por hoy lejos está de concretarse.
No obstante, más allá de los negociados indisimulables de los dirigentes que integran el ente que maneja los destinos del fútbol nacional, la refundacion de la Copa Argentina sería una enorme posibilidad para que los golpeados clubes del interior crezcan.

24 ago. 2010

"Raschle se manejó como un incapaz"


No es una persona que se caracterice por la polémica. Pero después de lo que dijo Raschle, difícil al menos resulta no aclarar la otra versión de la historia que desembocó en la renuncia del entrenador.
Oscar Rodríguez, el causante de la salida del DT, según el propio Raschle, no quiso echar más leña al fuego, pero devolvió algunas de las acusaciones del saliente entrenador.
"Hoy comienza una etapa nueva en el club, con otra onda, con otro entusiasmo y con alegría, porque llegó a Crucero un amigo de hace 30 años, una persona con una gran personalidad que le va a transmitir cosas importantes a los jugadores, algo que se verá en el trato cotidiano y en la convivencia", comenzó diciendo el coordinador de Crucero del Norte antes de apuntar al objetivo.
"Nosotros teníamos una falencia enorme en el manejo de grupo, sino no se hubiera ido Gaona, como se fue, no se hubiera manifestado Marczuk, a quien lo tuvimos que parar, no se hubiera querido ir Derlis Soto; la gente no se olvida de eso, algo había pasado. Y eso pasó también con otros jugadores que no tendrían que haberse ido; además, deportivamente no conseguimos el resultado que se esperaba, ni siquiera hubo resultados deportivos de donde agarrarse, que es lo que sostiene a un técnico", señaló.
Después de resaltar que "yo igual le deseo lo mejor a Raschle, que tenga mucha suerte y éxitos", el dirigente le sugirió al ex técnico de Nacional de Paraguay "que sepa que Argentina no es Paraguay, acá las cosas son diferentes, el jugador argentino y su idiosincrasia son distintas, y en muchos de estos aspectos se ha equivocado".
Un par de días después de su renuncia, Raschle había señalado a este mismo medio que con personas como Rodríguez se pierden los códigos en el fútbol. Sobre este punto, el hombre de confianza de Julio Koropeski aseguró que "yo creo que me diferencio mucho de él porque tengo otro tipo de valores, tengo valores morales y familiares que son muy distintos a los de él, que sólo prioriza los valores materiales y a veces tiene un vacío donde debiera tener contención o al menos un equilibrio para no cometer las cosas que cometió".
"Él ha menospreciado a mi familia, mi mujer y yo lo atendimos personalmente y él nos respondió así; fue un golpe muy duro y creo que no merezco ese trato; soy una persona respetuosa y educada; yo nunca tuve problemas con ningún técnico, con ningún jugador, en ninguna otra institución; yo tengo amigos en la AFA, y cuando las papas quemaban allá estuve; él no es que no tenga conocidos, él directamente no conoce la AFA, y todo eso no se dice, pero él responde así, con agravios y calumnias, porque así se manejan los incapaces", agregó con munición gruesa.
No obstante, destacó que "esto ya es un tema superado, ahora comenzó otro ciclo con alegría y muy especial en Crucero".

18 ago. 2010

Raschle: "Cuando uno no suma al grupo es jodido"


"Si pensás en ascenso tenés que tener gente con vestuario; el vestuario es diferente a cualquier negocio o empresa". Así, directo, claro y contundente, Daniel Raschle comenzó a explicar los detalles que desembocaron en su salida como técnico de Crucero del Norte.
"Molesta que te corten algo cuando hay tanta ambición y estás atrás de un objetivo, y que por una persona se tire todo abajo; obvio que te va a molestar, te duele por todo lo que yo siento por Julio (Koropeski). Me duele por eso y porque además hace tres meses rechacé una oferta de Libertad y hace dos semanas una oferta de Olimpia", aseguró el ex entrenador, sin ocultar las diferencias que los separan de Oscar Rodríguez, el coordinador del club.
"Igual no estoy preocupado porque sé que ofertas no me van a faltar y trabajo voy a tener en el fútbol; pero lastimosamente en Crucero me encontré con algo que no es lo que realmente se pinta de afuera, y que tiene que ver con esa persona que está adentro", acotó.
Convencido de su idea, el ex DT de Nacional aseguró que "el club está preparado para grandes cosas, hay una sola persona que es el problema; el club tiene todo, pero tiene que contar con gente capacitada para explotar la infraestructura, si no tenés personas adecuadas para hacer ese trabajo es muy difícil conseguir los objetivos; yo no puedo sentarme a manejar un colectivo, quizás tenga toda la predisposición, pero no estoy capacitado para hacerlo; en el fútbol necesitás gente que sepa lo que es un vestuario y que mame fútbol, al menos eso he visto yo en todos los clubes",
Y siguió sobre el apuntado: "Uno no puede estar preocupado por los amistosos, las concentraciones, las canchas, por los viajes, la indumentaria, creo que ya es mucho; yo en determinados momentos me preocupaba más por cosas extrafutbolísticas que por la conformación del equipo. En el torneo anterior me preocupé sólo en un 50 por ciento del equipo, y se llegó al octogonal, y eso por ver los otros detalles que hacen a las grandes diferencias".
"Pero llegó un momento en que no aguanté más, yo no puedo estar en esos detalles en los que deben estar otras personas; yo respeto la manera de pensar y actuar de Julio, que puedo o no compartirlas, pero él sabrá por qué la tiene a esa persona ahí", añadió.
Sobre cómo tomó la decisión de dejar el cargo, reconoció que "yo pensé y consulté mucho esta determinación, y creo que estoy haciendo lo más adecuado; también podría irme habiendo ganado el primero y el segundo partido; pero de irme me iba a ir igual".
"Hay un equipo y un plantel que va a dar pelea, pero uno siempre mira el plantel y puede estar satisfecho con los jugadores, pero ¿el entorno? ¿los pequeños detalles? Yo pasé por miles de vestuarios, lindos, feos, malos, y todo suma, todo suma, y cuando uno no suma es jodido, no pasa sólo por el plantel", aseguró sin tapujos.
"Yo no tengo quejas de nadie, yo hablo sólo de una persona, no voy a desviar el tema para otro lado, y no voy a dar detalles, pero un técnico no puede enterarse cinco días antes del debut en un torneo que no puede contar con un jugador, ¿y esto es culpa de quién?", dijo.
Respecto del escenario que se le plantea al Colectivero de cara al torneo Argentino A, señaló que "yo no digo que Crucero no puede subir; puede ascender, cómo no, pero con personas así las probabilidades son menores, y si llegás a un Nacional B ni hablar".
"Me llegaban algunos comentarios sobre esa persona, pero yo soy de esos que quiero comprobar y ver las cosas, y con el correr del tiempo me fui dando cuenta y comprobé que las cosas eran ciertas, y entonces, para evitar cualquier tipo de problemas, decidí irme, no hay problemas; la institución sigue, los hombres pasan", destacó.
Y relacionó algunas actitudes del dirigente con los valores que se manejan en el fútbol. "Con ciertas personas en el fútbol se terminan los códigos, porque hay códigos que respetar, y cuando se pierden esos valores es distinto; los códigos para mí son fundamentales y hay que respetarlos", manifestó.
También hizo un paréntesis en su objetivo apuntado y sobre su salida aseguró que "esto me duele más que haberme quedado afuera de un Mundial (NdeR: Estados Unidos 94 con la selección suiza); ningún hecho en mi carrera me dolió más que esto; fue algo que nunca lo esperé, y me dolió mucho por la gran amistad que me une con Julio".
"No voy a terminar una gran relación con Julio por este suceso, porque se nota que quiere lo mejor para el fútbol de Misiones, pero yo prefiero evitar los problemas, y por eso tomé esta decisión", cerró Raschle.

10 ago. 2010

Cuando hay decisión política, se puede


OTC seguirá jugando el TNA. Y los misioneros continuaremos a un paso de la elite del deporte argentino. Lastimosamente, la tierra colorada lejos está de parecerse a otras provincias que tienen un abanico de posibilidades deportivas, como Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Santiago del Estero, Jujuy, La Rioja, San Juan o hasta Corrientes y Chaco, que tienen al menos un equipo de fútbol o básquet en la máxima categoría. Y en este sentido, que Oberá Tenis Club haya conseguido el apoyo para no perder su plaza en la segunda división del básquet argentino no es dato menor.
Costó. Quizás demasiado. Pero los dirigentes misioneros saben que en esta provincia no todas las puertas pueden abrirse a la hora de buscar ayuda. Por eso el mérito es doble. Los directivos del Celeste golpearon puertas y hasta ventanas, caminaron y recorrieron varios negocios, acercaron propuestas y se comunicaron con empresarios para buscar ese bendito dinero que permitiera no bajarse de un lugar al que había costado demasiado llegar.
Y aunque en la mayoría de los casos las respuestas fueron negativas, el gobernador de la provincia, Maurice Closs, entendió que tanto esfuerzo no podía echarse a la basura así porque así. Claro, sería ingenuo pensar que lo hizo exclusivamente por el bien del básquet misionero. Pero, más allá de las ventajas políticas y sociales que puedan devenir de esa medida, el Gordo no escatimó recursos y destinó 500 mil pesos para que el equipo de Álvaro Castiñeira conserve su lugar entre los mejores del país.
Le guste a quien le guste, la realidad de nuestro deporte es contundente: OTC es lo mejor y más competitivo que hay en la provincia a nivel deportivo. Más allá de lo que puedan hacer Crucero en el Argentino A, Guaraní en el B, Okulovich y Badaracco en el TN y Acasuso en el tenis, el que más cerca está de la elite es el conjunto obereño.
Con esta determinación, no caben dudas de que cuando hay decisión política, las cosas se consiguen. A veces no hay material, otras no hay una cabeza capaz y en otras tantas falta apoyo. Es verdad. Pero de a poco, aunque recién sea una de las primeras medidas que merezca aplausos, el gobierno de Misiones está siguiendo los ejemplos de sus pares más cercanos, como Corrientes y Chaco, que saben que sólo la caja provincial puede mantener en pie un club en el más alto nivel. Ojalá este sea el camino a seguir. Y ojalá se siga.