25 nov. 2009

A Pitana le llegó el reconocimiento


En este caso, como en los anteriores, no puede decir: "tardó, pero llegó". Porque en menos de tres años, el árbitro posadeño Néstor Pitana saltó de la clandestinidad arbitral a la cúspide internacional.
Porque ayer, a menos de tres años de haber sido designado por primera vez para dirigir un partido de la B Nacional, el hombre de negro fue designado, extraoficialmente, como árbitro internacional. Nada menos.
La noticia no sólo lo sorprendió a él, que en los próximos días seguramente recibirá ese llamado que tanto espera del Colegio de Árbitros, sino que al mundo referí, ya que en excepcionales casos un árbitro pasa de nacional a internacional con sólo 34 años.
Pero al hombre nacido en Corpus, y que en Misiones fuera jugador de Tigre y Guaraní, entre otros equipos, le llegó el momento. Que para un juez tiene el mismo significado que una convocatoria a la selección para un futbolista.
Pitana, el árbitro más joven del fútbol argentino en la división A, fue designado para dirigir este fin de semana el partido entre Independiente y Huracán, en el estadio Libertadores de América, que pisará por primera vez. Será su 38º partido en la máxima categoría, y ya parece haber recibido el regalo de las fiestas con este reconocimiento, en el que le ganó la pulseada a Gianini y Baliño, del Sadra, y Faraoni, Loustou y Álvarez, de la órbita de la triple A.
De los contemporáneos, sólo Horacio Elizondo (referente sudamericano si los hay) llegó a ser internacional a tan corta edad, ya que con 33 años dirigió Colombia-Ecuador.
En principio, Pitana reemplazará a Alejandro Sabino (sería dado de baja a fin de año) y se convertirá en el décimo juez argentino autorizado a conducir encuentros que organiza la Confederación Sudamericana (Conmebol) y la FIFA.
La verdad, como misionero debiéramos sentirnos orgullosos del momento de Pitana. Humilde, de perfil bajo, siempre bien predispuesto, con un tereré en mano y suelto de palabras, el "hombre de negro" prefiere la tranquilidad de la selva misionera antes que la "industrializada" y "desarrollada" provincia de Buenos Aires, donde semana a semana recibe la convocatoria de la AFA. Valoriza mucho más el efecto de los suyos (familiares, amigos, colegas) que la fama que pueda ganarse en el centro argentino. Con humildad también se llega.

16 nov. 2009

Cuando cambiar no significa arriesgar


Aunque aún no consiguió nada, cosa que es totalmente verosímil, Crucero pasó otra prueba de esas que se necesitan para marcar presencia y consolidar un objetivo.
Esta vez, el 1-0 sobre Patronato, en Paraná, arrojó aún más signos alentadores para aquellos que buscan entusiasmarse con la campaña del Colectivero.
El conjunto misionero, ya clasificado al pentagonal final del Argentino A, al fin jugó como puede, debe y se le pide que juegue. Con autoridad, sacando pecho y cambiando golpe por golpe, el equipo de Pedro Dechat no sólo consiguió ganarle por primera vez a su sombra negra en torneos nacionales sino que además dejó en evidencia que cambiar no siempre significa arriesgar.
El técnico poco a poco parece estar dejando de lado su esquemático 4-4-2, incuestionable desde los números, para abrirse terreno a un 4-3-1-2 más ofensivo y vistoso que el anterior pero igualmente práctico.
Si bien este nuevo formato nació a partir de la suspensión de Marczuk, la idea de ubicar a Soto como enganche sumándole dos puntas ha dado, tanto en rendimiento como en situaciones, una ecuación ampliamente favorable.
Frente a Juventud y Patronato, cuando utilizó el novedoso sistema, Crucero no sólo ganó sino que terminó con la valla invicta. Y aunque pudo no haber ganado ninguno de los dos partidos (al equipo de Pergamino le ganó en el descuento y al de Paraná le ganó quizás sin merecerlo), el juego que mostró el equipo seguramente dará más beneficios que pérdidas en el pentagonal final.
La tarea de la última línea, con las lagunas que en algún momento siempre aparecen, no ha perdido consistencia. En el medio Gamarra demostró una vez más que cuando se para como único “cinco” es el equilibrio necesario entre el corte y la distribución (pero imposible dejar afuera a Marczuk) y Brítez y Soto han conformado una sociedad que se entiende sin necesidad de mirarse. Y arriba, la potencia siempre exigente de Yegros y la experiencia que puede aportar Del Bono partiendo desde los costados permiten que el equipo tenga situaciones en zona de peligro.
En este sentido, Dechat reconoció que “vinimos a Paraná con la idea de jugar así, con un sistema ofensivo, queríamos atacar porque muchas veces cuando se busca un punto se termina perdiendo; conocíamos algunos errores en la defensa de Patronato y la idea era atacar con mucha gente, por momentos lo hicimos bien y supimos lastimar; lastimosamente en el mejor momento nuestro no pudimos concretar, pero golpeamos en un momento justo y después aguantamos bien”.
Con respecto al cambio de modelo, el entrenador explicó el porqué de la modificación. “El equipo trabaja bien el 4-4-2, pero consideré que tal vez esta era una buena oportunidad como para ir trabajando con esquemas diferentes, porque ante distintos rivales uno debe manejar varias opciones; los muchachos están muy esquematizados al 4-4-2 y por ahí les cuesta acostumbrarse al nuevo sistema, por eso lo de hoy (por el domingo) fue bueno, porque sabemos que podemos convencernos de lo que hacemos y a la vez genera confianza”, manifestó.
De cualquier manera, para el DT Crucero no consiguió respeto sólo por ganar en Paraná. “El respeto no nos lo ganamos ahora, lo ganamos a lo largo del torneo; nosotros siempre mantuvimos una línea de juego, a veces jugando bien y otras veces no, pero Patronato era una gran medida, porque es un equipo que pelea arriba, que perdió una final por el ascenso y además era una cuenta pendiente que tenía Crucero”, señaló.
Dechat también reconoció que el partido se ganó desde lo táctico más que desde lo futbolístico. “Ellos tuvieron mucho la pelota pero no la supieron administrar, jugaron mucho al pelotazo; pero estos partidos, duros como son, se resuelven así, con pequeños detalles; lo ganamos porque nos defendimos bien y porque supimos concretar”, analizó.
Por último, el ex entrenador de los tres principales equipos de Corrientes dejó un concepto acerca de lo que viene. “Los partidos en el pentagonal van a ser tan cerrados como este con Patronato, será clave tener la mente clara y saber lo que el equipo necesita con las variantes y con las órdenes tácticas, vamos a tener que ayudarnos entre todos, pero estoy viendo cosas muy positivas; me voy muy conforme con el equipo, con la actitud y con la concentración”, agregó.

13 nov. 2009

La Umifu, un ente hecho y des(h)cho


No hay p... que nos venga bien, podrá decir más de uno. Y razón no le faltará. Pero a decir verdad, la forma de proceder de la Unión Misionera de Fútbol (Umifu) a esta altura parece más una joda para Tinelli que una cuestión que merezca seriedad.
Supuestamente; o sea, en la teoría, el Provincial, torneo madre de la Umifu, se juega para clasificar a dos (sí, dos) representantes misioneros en la escala más baja de un certamen nacional, el Torneo del Interior, o mal llamado Argentino C.
Hasta hace un mes el proceder de la entidad que nuclea a las seis ligas de la provincia no tenía motivos para acaparar críticas.
Sin embargo, hubo un pedido que terminó por desbalancear todo. Juan Carlos Rossberg, secretario de la Umifu, le solicitó al Consejo Federal otras dos plazas (invitaciones) para los equipos de la tierra colorada. Concedido.
Como corresponde, se hizo el corrimiento de posiciones y Mado Delicia, de Eldorado, tercero en el Provincial, se ganó uno de lo cupos. El otro semifinalista fue Jardín América, pero como la Liga de Puerto Rico no tiene canchas habilitadas para disputar un torneo nacional automáticamente su representante quedó fuera de competencia.
Entonces surgió la incógnita: ¿Quién se suma? Y las voces ensordecieron a los dirigentes misioneros. De buenas a primeras casi un centenar de clubes se mostraron entusiasmados. Después de varias disputas internas, la Umifu consiguió dos plazas más, récord histórico, y arribaron Atlético Oberá, Mitre y Vicov de Eldorado.
Pero claro, viendo y considerando que era cuestión de levantar la mano para ganarse un lugar, se alzaron más voces. Excepto los equipos de Puerto Rico, que por lo mencionado previamente saben que no pueden jugar un certamen nacional, prácticamente todos los que participaron del Provincial quisieron subirse al tren, que más que "Tren de la alegría" en estos casos suele ser "Tren Fantasma", por todo lo que implica financieramente su participación.
Sin embargo, y después de analizar los costos que implica su intervención, algunos desestimaron el deseo y recularon inteligentemente. Otros, como Galaxia de Iguazú, aceptaron el reto. Y otros, totalmente inimaginables, como Sol de Mayo de Colonia Liebig y Yerbatero de Apóstoles, que ni siquiera formaron parte del Provincial, no quisieron quedarse fuera del circo, y dirimirán, junto a Brown, la séptima y última plaza.
Ahora bien... conscientes de que el Provincial, como derivado de la Umifu, se creó para abaratar costos, y para que los misioneros discutan allí quién debe o no acceder al Torneo del Interior, ¿por qué esta vez hubo tantos interesados en jugarlo? ¿Es una cuestión de orgullo? ¿Pueden realmente afrontar los clubes un certamen que exige, como mínimo, una inversión de ocho mil pesos mensuales sin contar sueldos? ¿Sirve de algo el Provincial? Y la Umifu, ¿para qué se creó si después las instituciones deportivas hacen lo que quieren? ¿Para qué los clubes invirtieron (malgastaron, para el caso es lo mismo) tanto dinero en el Provincial si en definitiva no hacía falta jugarlo para clasificar? Señores dirigentes... seamos serios.

5 nov. 2009

El circo de la Fórmula Uno, en crisis


La crisis financiera mundial parece no apadiarse de nada ni nada. Al automovilismo, y sobre todo a la ascendente economía japonesa, también le llegó la hora de padecer sus consecuencias.
La Fórmula Uno se quedó sin las potentes escuderías japonesas con el retiro de Toyota, que, como ya hizo Honda, decidió abandonar la categoría reina del automovilismo debido a la crisis.
El primer fabricante mundial de automóviles dijo adiós así a los circuitos agobiado por unos números rojos de 3.300 millones de euros el año pasado y unas previsiones de pérdidas similares para el actual ejercicio fiscal, que termina en marzo de 2010.
Los planes del grupo nipón, que esta temporada acabó quinto en el Mundial de Constructores, eran continuar en la Fórmula Uno hasta 2012, pero la grave situación económica actual lo obligó a una salida precipitada.
"La decisión fue muy dolorosa para la compañía", dijo el presidente de Toyota, Akio Toyoda, un apasionado de los circuitos y piloto de carreras aficionado. No obstante, "no había alternativa", insistió Toyoda en una rueda de prensa tras el anuncio.
Lastimosamente, ni siquiera el circo de la F1, con seguridad el que más recauda en la historia del deporte.
Con su salida, Toyota siguió los pasos del segundo fabricante nipón, Honda Motor, que abandonó el circuito en diciembre del año pasado presionado a su vez por los malos resultados financieros y la caída de la demanda en el sector automovilístico.
Honda vendió el equipo al que fuera uno de sus responsables, Ross Brawn, padre de la escudería Brown GP que, con motores de Mercedes Benz y el piloto Jenson Button, se hizo este año con el título de la competición.
Pocos días después de la retirada de Honda, los también japoneses Suzuki y Subaru anunciaban a su vez su salida del Mundial de Rally a causa de la crisis económica global.
En julio, el circuito de Fuji comunicó además que no seguiría albergando el Gran Premio de Japón por "el deterioro económico y los pocos signos de recuperación".
Y esta misma semana, la también japonesa Bridgestone, proveedora exclusiva de neumáticos de la Fórmula Uno, hacía pública su renuncia al mundo de la alta competición del motor, después de trece años, a causa de sus elevados costes.
Ahora es Toyota el que busca un comprador europeo para el equipo, según fuentes cercanas a la compañía, que con esta retirada espera recortar sus gastos en cientos de millones de euros.
En los últimos años el gigante nipón del motor firmó algunos de los mayores presupuestos en la historia de la Fórmula Uno: sólo en 2008, invirtió en su escudería casi 300 millones de euros y en años anteriores hizo desembolsos millonarios por fichajes como el del hermanísimo Ralf Schumacher, que habría cobrado unos 13 millones de euros por temporada.
Toyota debutó en la alta competición en 2002 y, pese a sus exorbitantes presupuestos, no consiguió ningún título, aunque sí trece podios y 87 puntos durante ocho temporadas.

4 nov. 2009

¿Quién tiene razón?


Lucha de intereses hay en todos lados. Pero la que se originó en el seno de la Unión Misionera de Fútbol parece tan ilógica como innecesaria. Ni bien Juan Carlos Rossberg, secretario de la Umifu, dio a conocer la noticia de que Misiones pasaría a tener cuatro en vez de dos representantes en el Torneo del Interior 2010, los clubes del interior y los posadeños comenzaron a mirarse de reojo. Claro, la tarea de adueñarse de esos lugares comenzó a transformarse en una lucha de intereses donde incluso los principales dirigentes del fútbol de la tierra colorada tomaron posturas diferentes.
Los únicos que se mantuvieron aislados de la contienda fueron El Brete, campeón del Provincial, y Tuyutí de Apóstoles, subcampeón, que pase lo que pase ya tienen asegurado su lugar en la quinta categoría del fútbol argentino.
¿Quiénes deberían ocupar esas dos plazas vacantes? Es la pregunta que quedó flotando en la mente de cada dirigente interesado en la cuestión.
Para Mado Delicia, por ejemplo, que terminó tercero en el Provincial, debe prevalecer el aspecto deportivo y la campaña que cada uno realizó en la provincia. Parecido piensa Atlético Oberá, que aunque no logró la clasificación cree que cuenta con una mínima ventaja (pero ventaja al fin) sobre Mitre, el otro de los grandes interesados en representar a Misiones a nivel nacional. ¿Cómo es esto? El Decano obereño compartió zona con el Auriazul, y aunque no clasificó a las semifinales, terminó tercero, con la misma cantidad de puntos que Mitre, que fue cuarto por diferencia de goles. ¿Entonces?
También aparece Brown, cuyo único punto a favor es su sustento económico. Pero como el Verdirrojo ni siquiera formó parte del último Provincial, en la lista antes podría incluirse a equipos como Vicov (el que más participaciones tiene en los provinciales), Tigre de Santo Pipó, Galaxia, etcétera.
La lucha de intereses ya se desató. Y mientras Valdovinos hace fuerza para tratar de incluir a los equipos posadeños, Rossberg intentará por sus medios darle un boleto a Atlético Oberá y ganarse el apoyo de sus pares del interior inclinándose para la clasificación directa de Mado por Eldorado.
Con tanto en juego, parece imposible pedir cordura. Ni siquiera por el bien del fútbol misionero, que en vez de disfrutar que se hayan duplicado sus posibilidades, se pelea para ver quién es el "elegido"...