11 dic. 2010

Valdovinos-Fernández: la lucha de intereses



Y un día hubo otro candidato en la Liga. Los siete años de Luis Valdovinos en el sillón principal del ente que rige los destinos del fútbol capitalino parecían, a partir del próximo año, tener continuidad durante dos más.
Como en la mayoría de los casos, daba la sensación de que esta vez nuevamente no habría oposición para el actual presidente.
Sin embargo, Guillermo Cabrera, otrora ladero de Valdovinos, no tardó en iniciar una campaña desde el mismo momento en que se alejó de la Liga justamente por diferencias insalvables con el actual titular de la LPF.
Y el máximo referente de Atlético Itatí y San Ignacio rápidamente puso sobre la mesa el nombre de Edén “Buby” Fernández. Y aunque enseguida nomás La Picada, Atlético Posadas, Candelaria y Garupá Propiedades apoyaron la candidatura del presidente del Colegio de Técnicos de Misiones, ahora no abundan las esperanzas de hace unos días atrás.
El Brete y Huracán afirmaron que primero querían escuchar y analizar las propuestas, mientras que Brown y Guaraní amagaban con soltarle la mano a Valdovinos.
Teniendo en cuenta que los clubes de Primera A aportan tres votos cada uno, los de la B dos y los de la C uno, resulta fundamental para cualquier candidato al sillón presidencial contar con el apoyo de al menos cinco clubes de los 10 que hay en la máxima categoría.
Aquellos que buscan un cambio en la Liga, pero sin demostrar abiertamente su postura anti Valdovinos, afirmaron que la idea es que el actual presidente ocupe un cargo en el Consejo Federal de la AFA, dándole la chance a otro postulante de dirigir los destinos del fútbol doméstico. Y aunque pueda ser cierto, está claro que los clubes que desean ponerle fin a esta conducción no ocultan sus intereses.
A la hora de criticar a Luis María, mencionan su manejo autoritario y arbitrario, su escaso compromiso con los clubes posadeños, la inequitativa distribución de los ingresos que provienen de AFA, su nefasta política en materia social y la poca voluntad de proyectar con el gobierno soluciones generales que tengan que ver, por ejemplo, con arreglar estadios y “bancar económicamente” la seguridad y los médicos.
Justamente este último punto fue el que llevó a algunas entidades a querer cerrar el presente capítulo.
Candelaria, por ejemplo, es uno de los clubes que más cumple en la Liga. Está al día, hace los aportes en tiempo y forma y no adeuda un centavo. Sufre descuentos de puntos, generalmente por negligencias propias, pero se cansó de la disparidad de atenciones respecto de otros clubes.
La Picada es, desde el primer momento, el que más evidenció su disgusto para con Valdovinos. Sus dirigentes siempre lo criticaron y ahora no tardaron en ser los primeros en potenciar la candidatura de Fernández. Lo mismo sucedió con el Decano. Y Garupá Propiedades fue el último que, aunque de manera indirecta, también dejó en claro su postura a favor del cambio.
La íntima cercanía e identificación de Buby con Brown hacía presagiar que el Verdirrojo podía llegar a apoyar al único candidato opositor para el próximo 17 de diciembre. Esta sensación aumentó cuando algunos dirigentes aseguraron que últimamente la relación de Castelli con Valdovinos no atravesaba por su mejor momento. Sin embargo, hay motivos para creer que la entidad de Villa Urquiza no le soltará el brazo al “Gordo”, sobre todo por lo que éste hizo para que el Verdirrojo pueda jugar el último Torneo Provincial, primero, y el Torneo del Interior, a principios de año.
La excelente relación, por conveniencia, necesidad o convencimiento, de Crucero y Valdovinos parece no perder vigencia, mientras que se descuenta que Mitre continuará apostando a esta presidencia, más allá de que cuestione de manera reiterada algunos manejos de esta gestión.
Huracán, por ahora, apostaría a mantener el actual mandato, mientras que El Brete estaría, aunque no muy convencido, inclinándose por Valdovinos.
Así las cosas, en un contexto que puede modificarse de un día para otro, Fernández contaría con el apoyo de cuatro clubes de la A (Candelaria, La Picada, Atlético Posadas y Garupá Propiedades), mientras que serían cinco (Crucero, Brown, Mitre, Guaraní y Huracán) los que apoyarían, algunos con varias dudas, al vigente presidente.
Y en este sentido, Valdovinos no tardó en comunicarse con la gente de El Brete, consciente de la importancia de esos tres votos. De cualquier manera, en la ribera ya aseguraron que escucharán las propuestas opositoras para decidir el voto.
Pero no todo muere acá. Los equipos de la B también suman. O restan. Y de los siete clubes que aportan dos votos, cinco estarían de acuerdo con el cambio. En la C ni siquiera se sabe cuántos clubes estén habilitados para sufragar, por lo que mejor resulta no tenerlos en cuenta, al menos por el momento. Y así, si finalmente El Brete le da el visto bueno a la actual conducción, habría un empate 22-22.
Las propuestas de uno y otro lado, las infaltables promesas cruzadas y hasta algún que otro incentivo van a inclinar la balanza. Pero ojalá, triunfe quien triunfe, después no haya ajuste de cuentas, reprimendas ni castigos de ninguna índole. Y que todo derive en el crecimiento del fútbol capitalino, al fin y al cabo lo más importante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario