23 may. 2009

Vientos de cambio


Se fue Matos. Llegó Rubén Martínez. La dirigencia del básquet misionero vislumbra vientos de cambio. Y los efectos no tardaron en ponerse en evidencia. En rápidas y eficientes decisiones, los nuevos dirigentes del deporte de la naranja reestructuraron la forma de disputa de los torneos formativos de la Liga Provincial, dividieron a la provincia por zonas (Norte, Centro y Sur) y le resolvieron a los clubes cuestiones económicas importantes. Cortos viajes implican menos gastos.
Y la competitividad se mantiene, ya que en el Top Cuatro se mezclarán los mejores de cada grupo.
Pero el punto quizás más importante con respecto a las nuevas medidas que adoptaron Martínez y compañía no estuvieron en los más chicos. Ni siquiera involucró a los clubes misioneros. Se trata de la selección misionera de básquet categoría mayores, que desde hace unos días dirige Juan José Bidarra.
El popular Huevo, quien se desempeña como entrenador de las divisiones menores del Oberá Tennis Club, reemplazó en el cargo de la selección a José Luis Pisani, quien justamente dirige al plantel profesional de OTC en un torneo superior como el TNA, que acaba de entrar en zona de receso.
La llegada de Bidarra plantea tantos interrogantes como posibilidades de crecimiento. El ex entrenador de Tokio tendrá una nueva posibilidad en el Campeonato Argentino de Selecciones, que se llevará a cabo en 30 días en Salta.
Mentalizados siempre en mantener la categoría, quizás único objetivo en cada cita anual, Misiones acudirá al norte argentino precisamente con la idea de no bajar y tener que disputar un Promocional para volver al "más campeonato de los argentinos".
Pero en este caso, y la prometió el propio Huevo, la selección estará conformada por valores locales. Algo que siempre se pide desde los diferentes sectores del deporte. Bidarra dijo que no habrá lugar para los "extranjeros" que juegan para clubes misioneros. Que se afrontará la parada con créditos "colorados". Y que sólo así habrá algún tipo de reconocimiento para los basquetbolistas de nuestra provincia. Y razón no le falta.
Con Fabio, Romero y Treise como estandartes, Bidarra apuesta al recambio progresivo. Es hora de darle lugar a aquellos que semana a semana dan sobradas muestras de merecer su espacio.
El técnico no sólo confía en su ojo clínico a la hora de escoger a los más chicos. Sabe que tiene tiempo suficiente como para armar un equipo "preparado" y no ir a Salta con uno "de urgencias".
Caramuto, Fulquet y Rivas, ex dirigidos suyos, también se entusiasman con este nuevo proyecto puesto en marcha.
Está claro, mancomunados, dirigentes, entrenadores y jugadores, crecer es posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario