8 abr. 2009

Sí se puede


No hay dudas que las posibilidades de que OTC mantenga la categoría son pocas. Pero la verdad, si el porcentaje antes era de 20-80, hoy por hoy es de 45-55. ¿Los motivos? Primero, y fundamental, la ausencia de Luciano Rivero, el base de Echagüe que, luego del cruce con Radavero en el cuarto partido de la serie por mantener la categoría en el TNA, fue suspendido por un partido. Y este domingo, en Paraná, el Celeste y el dueño de casa jugarán el quinto y último partido de la serie a uñas y dientes. No hay margen para especulaciones. El que pierde desciende. El que gana se salva. Y festeja. Es simple.
Y más allá de la elevada dosis de optimismo que surgió luego de levantar un 0-2 e igualar la serie en Oberá, el equipo de José Luis Pisani encarará este último desafío, quizás el más importante de su carrera como entrenador, con una tranquilidad y una perspectiva que antes no eran tales.
El domingo no estará Luciano Rivero. El base titular de Echagüe. El que maneja los hilos del equipo y el que conduce cada ataque. Obviamente que la baja de Radavero en OTC también es un síntoma de preocupación para OTC, pero de la misma manera hay que reconocer y ser sincero: Echagüe pierde mucho más con la salida de Rivero.
También corrió el rumor, en la última semana, o mejor dicho, salieron a la luz, ciertos problemas económicos que tiene Echagüe para seguir participando en la segunda categoría del básquet argentino.
Más allá de esto, no hay que obviar un dato: el peso de Echagüe en la dirigencia nacional. El conjunto paranaense es un histórico de la categoría, es una plaza casi segura y por algún motivo TyC Max saca réditos importantes cada vez que televisa un juego en la capital entrerriana.
Por lo pronto, e imponderables al margen, lo deportivo se presenta parejo como nunca antes.
Es cierto que OTC ganó sólo una vez fuera de Misiones, y que luego sumó derrotas en serie. Abultadas o apretadas, pero derrotas al fin. También es cierto que esa única victoria fue en el mismo escenario donde el domingo se disputará la final (por la permanencia, claro está). Soñar no cuesta nada. Motivos hay...

No hay comentarios:

Publicar un comentario