18 jul. 2009

La profesionalización del Argentino A, entre los negocios y los beneficios


Hace pocos días se conoció la medida. La AFA, a través del Consejo Federal, su inmediata sucursal para manejar el fútbol del interior del país, puso en marcha un plan para “profesionalizar” el torneo Argentino A.
Uno lee la palabra e inmediatamente incurre en conceptos relacionados a la mejora del deporte, al perfeccionamiento de las canchas, el florecimiento de las instituciones, etcétera. Sin embargo, y como en prácticamente todas las iniciativas nacidas bajo la figura de Julio Grondona, en el fondo, y al fin y al cabo, no hay otra finalidad que engrosar las arcas del por sí abultado ente recaudador que es el Consejo Federal.
¿De qué se trata concretamente eso de “profesionalizar” el Argentino A?
Indagando, averiguando y hurgando algunos archivos relacionados en la materia, no hizo falta desojar toda la margarita para corroborar todo aquello que se piensa, al menos desde este particular espacio, respecto a lo que busca el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino y varios de sus vitalicios e inseparables secuaces.
En el mundillo de la pelota, profesionalizar es poner en condición de legal todo lo perteneciente a los papeles que relacionan a los jugadores con los clubes y a éstos precisamente con la AFA.
¿O Sea? Simple. Lo que la entidad madre del balompié nacional pretende es que en sus escritorios figuren todos los contratos de todos los futbolistas de todos los clubes del Argentino A. Esto, lógicamente, llevará a que todo se blanquee, como en realidad debería ser, aunque esto no es justamente lo que ansía Julito y compañía.
Luego de esa reunión del Consejo, donde se refirió al tema, quedaron muy satisfechos los clubes más “poderosos” de la categoría, a los que poco y nada les afecta la medida. Claro, al poder solventarse económicamente podrán sacar ventaja sobre el resto, indudablemente la mayoría. Esto es, los más pobres.
Pero aquí, tanto o más interesado que la AFA, aparece Agremiados, que también quiere ser parte de la repartija de la torta.
Para que se entienda mejor. El Argentino A es actualmente un torneo amateur. Y por lo tanto, sólo en excepcionales casos existe y figura en el Consejo Federal un contrato que vincule a un futbolista con un club. Estos convenios en la mayoría de los casos se hacen “de palabra” y por algunos meses, partidos, semanas o torneos. No obstante, la idea de la AFA es que estos acuerdos sean, como mínimo, por 12 meses, cuando todos sabemos que ni el más largo torneo Argentino A de la historia tuvo una duración superior a los ocho meses. ¿Y cómo hace el club, no precisamente el que puede, para seguir pagando el mismo sueldo en los restantes cuatro meses del año? Problemas económicos de los dirigentes de los clubes. Soluciones financieras para los de la AFA.
Por otro lado, no caben dudas respecto a que esta “profesionalización” beneficiará ampliamente a los futbolistas, que tendrán contratos fijos por un determinado periodo de tiempo, que tendrán su escala salarial y sueldos acorde a la categoría, donde tanto el más débil como el más fuerte deberán pagar cifras similares, con un piso en común. Y todos los integrantes de una lista de buena fe estarán en las mismas condiciones. Algo que lógicamente les servirá como marco legal a los 1000 jugadores de los 25 equipos del torneo. Pero eso ya es harina de otro costal.
Desde aquí abogamos largamente por los derechos del futbolista. Pero de la misma manera defendemos los intereses, el capital y el patrimonio de cada uno de los clubes del interior del país, que en casi todos los casos pierden más de lo que ganan frente a un organismo que sólo sabe concentrar riquezas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario