7 jul. 2009

El Decano quiere volver a las fuentes

Hablar de fútbol, en Oberá, es hablar de Atlético Oberá. Fundado hace más de 60 años, el Decano del fútbol obereño poco a poco parece haber recuperado la memoria, y de la mano de una dirigencia tan joven como ambiciosa, los simpatizantes del club se ilusionan con volver a los primeros planos del deporte misionero.
Más allá del buen pasar en el Torneo Provincial de la Umifu, que lo tiene como gran protagonista, el presidente de la entidad, Cristian Conil, de sólo 32 años, sueña con depositar al Decano en la cuarta categoría del fútbol argentino.
El fin de semana, en el marco de la quinta fecha del Provincial, Atlético goleó a Mado-Delicia 4 a 1 y alcanzó el segundo lugar en la zona A del certamen. Sin embargo, el propio titular de la entidad social y deportiva remarca que los objetivos más allá de un buen resultado.
“Obviamente que nos llena de satisfacción jugar bien, conseguir resultados y que la gente se entusiasme con el equipo, pero nuestra idea es recuperar una identidad, formar un grupo de gente responsable y comprometida y hacer de Atlético Oberá un club modelo en la provincia”, dijo Conil mientras saboreaba la gran victoria de “su” equipos sobre el representante eldoradense.
“Trajimos a un entrenador con experiencia, que conoce el medio, muy dedicado al trabajo, y queremos volver a tener una institución organizada, donde jugar un Argentino B no sea una utopía, sino una posibilidad concreta”, añadió, a la vez que ponderó el semillero del club. “La gratificación interna también llega porque vemos que los chicos del club crecen, llegan a primera y pueden continuar una carrera en el profesionalismo”, explicó respecto a la figura del juvenil Walter Romero, de sólo 17 años, que segundos después de haber entrado a la cancha marcó un verdadero golazo para definir el pleito frente a Mado-Delicia.
“Sabemos que es difícil conseguir apoyo económico para participar en un campeonato provincial, pero hay gente que se acerca y nos da una mano; este es un ambiente totalmente amateur, los jugadores no cobran un sueldo mensual, pero después del partido repartimos lo recaudado entre los jugadores”, destacó Conil, quien a muy corta edad se hizo cargo del club y parece decidido a darle una nueva fisonomía a una entidad histórica que no hace muchos años estuvo al borde de la quiebra.
Mientras se analizan proyectos, comparten sueños y crecen las expectativas, la gente disfruta de un equipo que, dentro de la cancha, responde con fútbol, goles y alegrías.








No hay comentarios:

Publicar un comentario