13 jun. 2011

Lo mejor del Clausura está por venir



Aún no terminó el torneo Clausura y ya se consagró Vélez, se despidió anticipadamente Palermo, Asad tuvo el peor estreno en San Lorenzo y algunos equipos aún pelean por ingresar a la Copa Sudamericana.
Sin embargo, el partido Quilmes-Olimpo, por la 19° y última fecha del campeonato, será el epicentro de una jornada que será emotiva de principio a fin, ya que ese encuentro definirá qué equipo desciende directamente a la B Nacional, cuál acompaña a Gimnasia o Huracán en la Promoción y hasta el mismísimo futuro de River, que vivirá una semana con la soga al cuello debido a su poco feliz pasado y presente.
¿Qué puede pasar en la última fecha?
De todo. Todavía no se sabe qué equipos descenderán directamente, cuáles promocionarán o cuáles acompañarán a Independiente, Vélez, Estudiantes, Lanús y Godoy Cruz a la próxima Sudamericana.
Quilmes es el más complicado pensando en evitar la promoción. Pero como es el que mejor resultados consiguió en los últimos partidos de todos los equipos que pelean abajo, tiene motivos para no perder esperanza. No depende de sí mismo, porque ni siquiera ganándole a Olimpo le cierran sus propios números. Necesita, además de sumar los tres puntos, que Gimnasia y Huracán no le ganen a Boca e Independiente, respectivamente, lo que no parece muy descabellado.
Entre el Lobo y el Globo, el único que depende de su propio resultado es Huracán, que si gana en Avellaneda evitará bajar directamente y deberá jugar una promoción casi con seguridad con San Martín de San Juan para mantener la categoría.
En La Plata, Gimnasia necesita ganarle a Boca y que el Rojo sume al menos un punto ante su gente, además de hacer fuerza para que el Cervecero no le gane al equipo bahiense.
Si Gimnasia gana, al igual que Quilmes, y el equipo de Parque Patricios empata con Independiente, cerveceros y globos jugarán la próxima temporada en la Primera B Nacional.
Quilmes incluso se puede salvar si le gana a Olimpo, Huracán pierde y Gimnasia empata.
Pero entonces aparecen las primas suspicacias. El DT de Independiente es el Turco Mohamed, reconocido fana del Globo que en las últimas horas dijo que "prefiero irme del país antes de ver a Huracán en la B".
Y en La Plata, Palermo se despedirá del fútbol con la camiseta de Boca justo frente al comprometidísimo Gimnasia de quizás su mejor amigo en el fútbol, Guillermo Barros Schelotto, emblema y símbolo tripero.
Pero hay más. Sin posibilidades del descenso directo, Olimpo, River y Tigre no podrán relajarse si no quieren llegar a caer en la tan temida Promoción. Con Quilmes, Gimnasia y Huracán como dueños inamovibles de los últimos tres lugares de los promedios, aún falta conocer al 16° comprometido.
Para asegurarse como mínimo un desempate con el Millonario, a Olimpo no le queda otra que ganarle a Quilmes de visitante, tarea complicada si las hay, aunque no imposible. Si suma los tres puntos en disputa, necesita que River o Tigre, al menos uno de los dos, no gane su partido.
El Millo, para zafar directamente, deberá ganarle al subcampeón Lanús en el Monumental y esperar una mano de Quilmes, aunque también podrá respirar si Olimpo no le gana al Cervecero, más allá de cómo termine ante el Granate.
Tigre, que parecía salvado, sabe que depende de sí mismo. Con una victoria ante Argentinos en La Paternal se salva sí o sí. Si empata, lo peor que le puede pasar es jugar un desempate con River y Olimpo. Y si pierde, estará atento a que no gane al menos uno de sus dos rivales directos.
Quién diría, pero lo más apasionante del Clausura aún está por venir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario