7 jul. 2011

Beneficios y perjuicios en el Argentino B


¿Quiénes juegan el torneo Argentino B? ¿Los equipos que quieren, pueden o deben hacerlo? ¿Quién decide el formato de disputa?
Para muchos estará bien, para otros, me incluyo, no.
El tema es que desde el Consejo Federal tendrían decidido modificar las zonas y la cantidad de equipos por grupo para la próxima temporada.
No es novedad que ante situaciones de ascensos y descensos haya que modificar el escenario, y hacer algún corrimiento, pero lo que tendrían pensado es, cuanto menos, discutible.
En la última temporada, los 48 equipos fueron divididos en zonas parejas, y todos los equipos más o menos fueron ubicados por cercanía geográfica. Hasta ahí bien.
Pero ahora parece que los 48 equipos serán divididos de acuerdo a los intereses de los del sur y los de Buenos Aires. Se sabe que conformar a todos de jugar con este o aquel equipo, o viajar a esta o aquella ciudad, es casi una misión imposible.
La problemática nació porque los cinco representantes sureños (Boca de Río Gallegos, Huracán de Comodoro Rivadavia, Deportivo Madryn de Puerto Madryn, Cruz del Sur de Bariloche y Deportivo Roca de General Roca) volvieron a cuestionar el hecho de compartir zona con los equipos del sur del Gran Buenos Aires por los enormes gastos que generan los viajes.
Pero lo peor fue la actitud de Liniers, Villa Mitre y Bella Vista, los tres equipos de Bahía Blanca que amenazaron con no jugar si no había un replanteo en cuanto a la conformación de los grupos.
El Consejo Federal, en este caso, decidió no complicarse. Les hizo un favor a los bahienses y también a los del sur, que finalmente serían reagrupados en una sola zona, de cinco equipos.
Como la idea tampoco era tener problemas con los equipos de la región cuyo, los ocho cuyanos realizarán viajes cortos y jugarán todos en el mismo grupo. Los otros 35 equipos irán a parar a zonas de siete equipos cada uno. Y listo.
Ahora me hago la pregunta: si un equipo se queja de los viajes, de los costos que implica cada traslado, ¿tiene sentido que juegue el Argentino B? ¿No es más conveniente dejarle el lugar a otros que pagarían por estar en el mismo lugar?
Hay que reconocer que no tiene nada de malo organizar las zonas de esta manera si ayudan a evitar gastos, si colaboran con la economía de los clubes. Pero esto, a su vez, hace menos equitativo el torneo desde lo futbolístico, porque esos equipos que fueron beneficiados después seguramente tendrán algún tipo de ventaja en los cruces de playoffs, porque llegarán con muchas menos horas de viaje y cansancio, hecho que indudablemente a la larga se va a sentir.
Incluso aquellos equipos del sur que clasifiquen a la segunda instancia del certamen estarán más descansados que sus eventuales rivales. Guaraní, por caso, jugaría 18 partidos (este año serían tres rondas y no cuatro, como el anterior torneo, para las zonas de más de seis equipos) en la fase regular, es decir, 1620 minutos, mientras que el representante patagónico jugaría 16 partidos (para equiparar las cosas estos clubes disputarían cuatro ruedas), es decir, 1440 minutos. Insisto, esto sumado a los menores recorridos de cada viaje.
Serán detalles menores para algunos, mayores para otros, y por qué no, decisivos para otros. Que a su debido tiempo bien pueden ser utilizados como excusas, aunque poco le caliente esto al Consejo, que sabe que lo primordial es conformar a la mayoría, que no se baje ninguno y que la recaudación continúa su curso normal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario