8 mar. 2010

Subibaja que preocupa


Ya no caben dudas: el fútbol es la dinámica de lo impensado. Y no en vano los equipos más regulares son los que logran objetivos.
El caso de Crucero del Norte en este caso es ejemplificador. Mucho de lo que le pasó en el Apertura del Argentino A el año pasado le está sucediendo ahora en el Clausura.
El 6-3 en contra sufrido el último sábado en Córdoba a manos de Racing dejó en evidencia la irregularidad del conjunto misionero.
Hace menos de un mes, el equipo que dirige Daniel Raschle se floreó frente a Unión de Sunchales, último finalista del Apertura, y el rendimiento superlativo que mostró el Colectivero esa noche entusiasmó a más de uno. Es verdad, Crucero desplegó un fútbol de alto vuelo, a todas luces y a pura contundencia.
Sin embargo, después vino la inmerecida victoria en San Francisco y el pobre empate en casa ante Libertad de Sunchales. Eso, más la confirmación de que Unión lejos está en este Clausura de ser el mismo del Apertura, plantearon varios interrogantes en el seno del plantel de Santa Inés.
Y si algo faltaba para agregarle más caldo de cultivo a la situación, se dio con la goleada 6-3 sufrida en Córdoba. Ese resultado, el peor en la historia del Colectivero, sembró un manto de dudas que sólo será revertido con un gran resultado a favor.
Así las cosas, ni el 4-0 fue un resultado como para soñar con el ascenso ni el 3-6 uno que eche por tierra todo lo anterior.
Si algo caracterizó a Crucero, siempre, fue su solidez defensiva, la tranquilidad de saber que, ante cualquier rival y en cualquier escenario, la defensa era la base de un buen resultado.
Y esto no va en perjuicio de Raschle ni a favor de Dechat, el ex técnico, sino que habla a las claras de un cambio a la hora de hacer jugar.
Es justamente esta irregularidad –ser una máquina, a veces; un desastre, otras- la que impide saber para qué está el equipo. Y más allá de los resultados, está a la vista que el rendimiento que muestra en el Clausura es inferior al que evidenció en el Apertura.
Se pueden sentir las ausencias, jugar mal y perder. Pero hay formas y formas de perder.
Lo bueno es que, como se sabe, el fútbol da revancha semanalmente. Y que visitar al puntero Talleres en el mundialista Chateau Carreras ante más de 20 mil personas puede ser el punto de inflexión para encaminar –o no- el rumbo en el Argentino A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario