26 mar. 2010

Siempre se pide más


Parece raro. Pero el amante del deporte es así. Quiérase o no. Fanático. En Oberá, en Posadas y seguramente en otras varias localidades de la provincia, se escucharon varias voces criticar a OTC por la derrota frente a San Nicolás Belgrano en el primer juego de la serie de playoffs de la Reclasificación del TNA.
El agónico triple a un segundo del final que le permitió a la visita ganar el primer chico 81-80 modificó todo el panorama de la serie, no caben dudas. Ahora San Nicolás sabe que tendrá la posibilidad de definir la serie como local. Es cierto, después de ganar ocho partidos de manera consecutiva, asegurarse con varias fechas de anticipación el “1” de la tabla general y tener ventaja deportiva en esta serie no sirve para nada tras la inesperada derrota del miércoles.
Sin embargo, no debiera la gente amante del básquet olvidar que el gran, primordial, fundamental y único objetivo que se propuso el Celeste era mantener la categoría. Hace un año, OTC se salvaba de bajar a la Liga Nacional B tras ganar el quinto y último punto de la serie en Paraná frente a Echagüe.
Es verdad también que los triunfos –máxime cuando vienen en grandes dosis- hacen olvidar viejos objetivos, pero no estaría de mal hacer memoria y saber que lo que ahora está disputando el equipo de Álvaro Castiñeira es un premio a la gran campaña realizada en el TNA 2.
Resulta complicado no soñar con subir a la Liga Nacional e introducir, tal como sucedió hace 13 años con Luz y Fuerza, al básquet misionero en la elite nacional. Es un sueño de todos. A quién no le gustaría.
Pero la realidad indica que hoy por hoy ser parte del TNA requiere una inversión quizás tan importante como la que tuvo Luz y Fuerza hace 15 años. Y que por ahora el nivel del básquet misionero (aunque el 80% del plantel esté integrado por valores “foráneos”) no está a la altura del máximo peldaño de la naranja nacional.
Podrá sortear o no con éxito OTC la serie frente a San Nicolás, pero sería bueno recordar lo que se sufrió el año pasado para mantener la plaza. Que esta vez, por suerte, está asegurada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario