15 ene. 2010

Montero, tucumano de nacimiento; sunchalense por adopción


Escuchar a la gente criticar a un árbitro no es ninguna novedad. Ver cómo los hinchas siempre encuentran en un juez al culpable de todas las desgracias de su equipo, tampoco. Pero el caso del tucumano Ariel Montero resulta, cuanto menos, interesante, para no buscar otro calificativo más desalmado.
Montero puede estar incluido en el grupo de los denominados "árbitros presionables", esos que, según los números y lo que se ve en cada cancha, modifican sus estados anímicos (y con ellos los deportivos, o sea, los profesionales) y favorecen a los equipos que juegan con el público a favor, en la mayoría de los casos actuando como local.
Eso al menos quedó en evidencia en la primera parte del torneo Argentino A 2009-2010, donde el hombre de negro controló 9 partidos, con cuatro victorias locales, cuatro empates y un solo triunfo visitante, justamente cuando el equipo visitante fue más "local" que el propio dueño de casa.
Pero no sólo eso. Montero, que el domingo dirigirá el partido entre Libertad de Sunchales y Crucero del Norte, por la primera fecha de la ronda Clausura del torneo Argentino A, dirigió tres veces al conjunto sunchalense en lo que va del certamen, con dos triunfos y un empate. En los tres casos Libertad fue local. Por la 4ª fecha derrotó a Crucero 2-1, por la 9º igualó con Patronato 0-0 y por la 14ª venció a Gimnasia de Entre Ríos 2-0. Como se vio, fue el mismo juez que pitó el mismo partido que el del próximo domingo pero en la ronda Apertura, cuando el Colectivero perdió el invicto en la tercera categoría del fútbol argentino.
Pero además, Montero también fue el árbitro del encuentro que Unión, lógicamente en Sunchales, superó también a Gimnasia 2-0.
Montero será tucumano de nacimiento, pero bien podría ser sunchalense por adopción.
El único partido en el que un visitante festejó con Montero como árbitro fue el que Sportivo Belgrano de San Francisco le ganó a Ben Hur en Rafaela 1-0. Más allá del conocido poco apoyo benhurense para con su equipo , los cordobeses, claro está, hicieron sentir su "mayor número de simpatizantes" esa tarde noche.
Pero hay que reconocerlo, al menos no es un antimisionero, ya que el mismo Crucero del Norte, con Montero de juez, venció a Gimnasia 3-1 en un polémico partido en el que el Lobo entrerriano, en un abrir y cerrar de ojos, se quedó con dos hombres menos en dudosas jugadas.
Este mismo Montero, que fue duramente amenazado por el presidente de All Boys en un partido de la liga de Tucumán, que fue asaltado en su ciudad y que por "dormido" se olvidó de dirigir un partido entre Alumni y Racing de Córdoba en Villa María, fue el mismo que tuvo la "fortuna" de controlar la final del Argentino A 2006-07 por el ascenso directo a la B Nacional entre Indepediente de Mendoza y Brown de Madryn (que lógicamente quedó en manos del local). Y será el mismo que, por quinta ocasión consecutiva, dirigirá a un equipo de Sunchales como local. Habrá que ver si los números confirman la hipótesis o si, como es probable, todo lo anteriormente expuesto es cuestión de coincidencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario