26 ene. 2010

Bruchón, la inesperada salida


A la sorpresa que significó la salida de Dechat de Crucero, ayer se sumó otra: la de Luis Bruchón de El Brete.
Quizás más inesperada todavía, ya que hacía sólo semanas que había llegado para conducir al equipo en el Torneo del Interior, el ex entrenador de Candelaria decidió dar un paso al costado, según parece, los malos resultados.
Lo llamativo del caso es que Bruchón, que llegó a la ribera para reemplazar a Mariano De la Fuente, que trabajó unos días y después también se fue, sólo dirigió al equipo dos partidos, en los cuales El Brete cosechó dos empates (1-1), frente a Mitre, en el debut, y ante Tuyutí, el último fin de semana.
Y si dos empates, frente al campeón posadeño y máximo candidato, y Tuyutí, actual subcampeón provincial, son malos resultados, muchos otros entrenadores debieran dejar sus cargos incluso en menos tiempo.
La noticia se conoció ayer en horas del mediodía, cuando el propio técnico le comunicó la decisión a Silvio Alvarenga, presidente del club. Con Bruchón también dejó la entidad el preparador físico Sergio Lotz.
Dechat y Bruchón, como se sabe, son dos entrenadores pasionales, frontales y convencidos de una idea. Ninguno tolera, “se banca”, para decirlo en la jerga deportiva, que le impongan condiciones, que le digan cómo trabajar, a quiénes hacer jugar y a quiénes dejar afuera. Y se fueron sin quererlo. Pero esperando revancha.
José Edmundo Villarreal, que se sumó ayer para dirigir a El Brete en la Liga posadeña que comenzará este fin de semana, tendrá al menos por ahora la responsabilidad de dirigir al equipo en el certamen nacional, a la espera de lo que suceda con la llegada de otro entrenador.
Villita, reconocido ex jugador de Guaraní, ya tuvo experiencia como DT en el ámbito local, ya que dirigió a Social y Deportivo Unidos cuando éste disputaba el torneo Oficial de la división B en el año 1997.

No hay comentarios:

Publicar un comentario