13 oct. 2009

¿Qué hacer en Montevideo?


Especular. Salir a ganar. Aguantar. Estas tres variables están casi con seguridad dando vuelta en la cabeza de Maradona de cara al choque de mañana entre Uruguay y Argentina, de aquel lado del río de La Plata.
Y la verdad, elegir una de las tres, no parece tarea sencilla. Estarán los que dicen que Argentina debe, por historia, pergaminos y individualidades, llevarse puesto a la Celeste en la última fecha de las Eliminatorias.
Este juego de números viene a cuestión porque Argentina, para clasificar directamente al Mundial, debe ganar. Aunque también es muy probable que un empate lo mande sin escalas a Sudáfrica el año próximo, ya que pensar en una victoria de Ecuador en Chile no resulta muy atinado de acuerdo al presente de uno y otro.
El panorama está planteado así. Argentina tiene 25 puntos, Uruguay 24 y Ecuador 23. Uno de los tres accederá directamente a la cita ecuménica mundial como el cuarto mejor equipo de Sudamérica. Y otro tendrá una nueva chance en el Repechaje, hoy frente a Honduras. Y el tercero de estos equipos diría adiós al sueño mundialista y sólo deberá esperar por el inicio de otras Eliminatorias.
¿Corresponde salir a cambiar golpe por golpe en Montevideo frente a una selección uruguaya que viene en alza, motivada y que tendrá todo a favor? ¿O será mejor dejar la historia de lado y salir de modo especulativo, sin tanta hambre de gloria?
Pasando en limpio, de la multiplicidad de resultados que puede darse para que la selección clasifique o no, sólo un resultado lo obligará a ver el Mundial por televisión. Que pierda en Montevideo y que Ecuador le gane a Chile. Combinación muy complicada, aunque para nada imposible.
Aún resuena en la mente de varios cómo argentinos y uruguayos “arreglaron” el partido de la última fecha de las anteriores Eliminatorias, cuando el empate entre ambos los favoreció a los dos, dejando fuera de Alemania a Colombia. En aquella oportunidad, Argentina clasificó directamente, Uruguay fue al Repechaje y los cafeteros quedaron al margen de toda posibilidad.
Y ahora la historia no parece ser tan diferente, y las condiciones son las mismas. Porque un nuevo empate clasificará a los dirigidos por Maradona y mandará a los repechaje a los uruguayos, pero que en este caso necesitarían una mano de Chile. Lo concreto es que para Uruguay, empatar o perder no modifica prácticamente nada, por lo que se supone que saldrán a matar o morir, apoyado por más de 50 mil personas.
¿Pero Argentina? Esa es la cuestión. La última palabra la tiene Maradona. Y sus jugadores. Acá no importa jugar bien, lucir o complacer al público. En juego está el pasaje al Mundial. ¿Lo comprará Argentina?

No hay comentarios:

Publicar un comentario