1 ago. 2009

Por el bien del pibe, llegó la hora de recapacitar



Antes que nada, resulta imperioso destacar la inocencia de Javier "La Cobra" Andino, con seguridad uno de los mejores deportistas que dio Misiones en la última década.
Sin embargo, la actitud del padre, Rubén Andino, promotor de espectáculos boxísticos, poca favorece al crecimiento del pibe.
Andino padre fue a buscar a Pedro Cardozo, un santesino de 35 años, como rival de La Cobra, para la pelea que se llevó a cabo el pasado viernes en el Consejo de Deportes.
No obstante, por negligencia, incapacidad o desconocimiento, Rubén Andino lo único que pretende es que su hijo sume números en el campo rentado, aun a costa de rivales que lejos están de ofrecerle una resistencia diferente a la que se da en el campo amateur.
En la planilla de Cardozo, totalmente acéfala, figuraba un combate realizado el 22 de octubre de 2009, lo que habla a las claras de la poca seriedad del rival.
Afortunadamente, la Comisión Municipal de Box no permitió la realización del combate con Cardozo como protagonista, e inmediatamente fueron a buscar contricante: Osvaldo Díaz, un púgil nacido en Buenos Aires y criado en Misiones.
Ganó Andino, por puntos. Pero llegó la hora de que el promotor y organizador se dé cuenta de que no a cualquier precio se debe llegar a la gloria.
Por el bien del deporte misionero, en este caso del boxeo, todos queremos ver a Javier Andino en lo más alto de la cúspide. Es momento de buscar rivales de fuste, que permitan percibir el verdadero nivel y las reales condiciones de La Cobra. Que cada velada no sea sólo un "número más", sino una muestra concreta de que el deporte de los púgiles tiene materia prima como para ilusionarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario