8 ago. 2009

Los amistosos, ¿sirven?


Muchas respuestas para una sola pregunta. Y todas deben tener algo de cierto.
Está claro que para los entrenadores, tener minutos de fútbol les brinda la posibilidad de ir definiendo esquemas de juego, nombres, hombres y posiciones. Practicar sistemas diferentes y trabajar con piezas nuevas.
Sin embargo, en muchos casos, aunque no lo reconozcan, los técnicos buscan un resultado positivo cuando el rival proviene de una categoría superior.
A nivel mundial, no caben dudas (no debieran caber, cuanto menos) de que las giras que hacen los grandes equipos de Europa y América hacen viajes a los distintos rincones del mundo con el principal objetivo de recaudar, agigantar las arcas y acumular riqueza.
Pero salvando las distancias, lo que hacen Guaraní y Crucero del Norte previo al comienzo del Argentino B y A, respectivamente, está más pensando en encontrar el "equipo ideal" que será protagonista en cada competencia.
Encontrar equivalencias entre la derrota que sufrió el supuesto equipo titular de la Franja frente a La Picada, donde cayó 1 a 0, y el valioso empate en Corrientes ante Boca Unidos, conjunto de la B Nacional, días más tarde, parece complicado. En todo caso, lo que importa es analizar el engranaje colectivo del equipo. Lo concreto es que los simpatizantes franjeados no saben bien qué pensar acerca del real potencial que tendrá Guaraní, y si hay materia prima como para ilusionarse con el ascenso o, mejor no pensarlo, en pelear abajo por mantener la categoría.
Algo similar ocurre en Crucero del Norte. Que el Colectivero se mantenga invicto en materia de amistosos no es parámetro de nada. Obvio que no perder con equipos como Universal y Olimpia de Paraguay, y ganarle a Chaco For Ever, de una categoría inferior, marcha, como mínimo, que el equipo estará en la pelea. Además, y no es un dato menor, el Colectivero mantuvo el 100 por ciento de la base titular del equipo que logró el ascenso.
En cualquiera de los dos casos, los resultados debieran ser sólo un dato anecdótico, intrascendente; secundario en última instancia. Pero siempre que sirvan para analizar, examinar y experimentar nuevas alternativas, los amistosos sirven. La competencia oficial se encargará de determinar en qué medida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario