11 may. 2011

El lado social de Djokovic, ¿sucesor de Federer?


El serbio Novak Djokovic, segundo jugador del escalafón mundial y principal amenaza para destronar del primer puesto al español Rafael Nadal, a quien venció el domingo en la final del Masters de Madrid, emprendió esta semana su camino hacia el título de Roma.
"Estoy jugando el mejor tenis de mi vida", dijo Djokovic, quien suma 32 victorias seguidas en la temporada y seis títulos.

¿A qué ha renunciado para estar donde está?

Al tiempo libre. Me gustaría tener un período de descanso. Los tenistas no tenemos más que dos semanas en todo el año. Es duro. Echo también de menos la vida social, hacer turismo.

Se lleva bien con McEnroe. ¿Qué le dirá si supera su racha de 42 victorias seguidas en 1984?

Supongo que me llamará para retarme. Su marca es increíble. No esperaba ganar tantos partidos como los que llevo. Estoy satisfecho con estos meses. Nunca jugué mejor. Quiero mantener el momento, ganar todo lo que pueda. Esa es la prioridad. Eso es lo que está en mi cabeza. No quiero pensar en romper récords, por muy honrado que me sienta de formar parte de esa élite de leyendas del tenis: McEnroe, Lendl, Nadal. Mire, tengo otras ambiciones, otras metas, para este año.

¿Cuánto le ha ayudado renunciar al gluten (proteína) para ganar torneos grandes?


Prefiero no hablar de eso. Es privado. He cambiado mi régimen y eso me ha ayudado con las alergias. Estoy siendo profesional.

Cuando dice eso, da la impresión de que antes no lo fuera.

¡No, no, no! Hace tres años gané mi primer grande, el Abierto de Australia. Es un proceso de aprendizaje. Nadal, por ejemplo, es uno entre un millón. Consiguió ganar grandes con 17 años. Eso es fantástico. No es normal. Yo tuve éxito muy pronto. Luego, subidas y bajadas. Era algo de esperar. Hay períodos de crisis que te hacen más fuerte. He madurado mentalmente como jugador y como persona. Lo siento en la pista y en mi vida privada. Tengo una perspectiva distinta. He crecido. Logré buenos resultados muy pronto y con ellos llegaron las expectativas, la presión. Me ha llevado tiempo acostumbrarme.

¿Qué es la confianza en el tenis?

Uno no nace con confianza, se la gana. Tú la sientes. El rival también puede sentirla. Este es un juego mental. Si ganas mucho, logras que te respeten más. Es una ventaja. Tras muchos años, tengo experiencia. Sé qué hacer en la pista, cuáles son las tácticas.

Sus padres y sus hermanos ya no viajan tanto con usted.


Es parte de crecer. Son mi sangre y me siento afortunado por tenerles. Vienen cuando pueden, pero ya puedo estar solo. Sé que tengo que hacer el trabajo en la pista, independientemente de quien esté conmigo. Mi trabajo es ganar. He aprendido a excluir a quienes están a mi alrededor, a centrarme en el tenis y no prestar atención a lo que ocurre alrededor. Siento también un gran amor por mi novia y eso me da energía. Son energías diferentes y positivas que hay que aprender a controlar sin perder la cabeza.

¿Cómo trabaja el físico?

Cojo una bicicleta y subo montañas en Montecarlo. Siempre intentamos ser creativos. Me motiva y me divierte. Llevar a mis amigos detrás, gritándome desde un carro, mientras subo con la bici una montaña, me divierte. Me motiva saber que en lo alto de la montaña hay un club de golf y que, si hago un buen tiempo, me permitirán jugar.

¿Qué tiene Rafael Nadal que usted no tenga?

Su mano izquierda. Es zurdo. No me quiero comparar. Tengo mi propia personalidad, distinta a la suya o a la de Federer. No se pueden comparar las personas, especialmente si son grandes rivales.

Publicado por el diario EL PAÍS, de España...

No hay comentarios:

Publicar un comentario