24 feb. 2012

Primer paso cumplido


El primer objetivo está cumplido. Y eso no debe pasar inadvertido. Ahora habrá que ajustar detalles, potenciar lo bueno que se hizo en los primeros 22 partidos del torneo y tratar de corregir los errores que pusieron un manto de dudas en algunos juegos.
Crucero del Norte ya tiene su lugar en la fase decisiva del torneo Argentino A, es el primer clasificado al Undecagonal final y, estadísticamente, es el mejor equipo de la tabla general con más victorias que cualquier otro.
Resulta inevitable, a esta altura de los acontecimientos, marcar un paralelismo entre esta realidad y la que le tocó vivir al Colectivero en su primera temporada en el Argentino A, hace un par de años. En aquella oportunidad, el equipo dirigido por Dechat ganó de punta a punta la fase regular, pero tropezó en el pentagonal y le dijo adiós a la chance del ascenso directo.
Esta vez las cosas pintan similares. Sin embargo, hay argumentos que fortalecen las posibilidades del equipo. Y puntos débiles también, claro está.
A favor están las variantes, en cantidad y calidad. Ante la ausencia de uno, sea en el puesto que sea, el sustituto siempre rinde en la medida de lo esperado.
Si faltan Mosevich y Romero, entre los relevos aparece un diestro o un zurdo para suplir al titular.
En el medio abundan los volantes centrales. Además de Marczuk, Cabrera y Nievas Escobar, se recuperó Franco Amaya y se sumó Luis Pérez Araya como eventuales opciones. Motta se afianzó por izquierda y Pey Brítez es fija por derecha, sin olvidar el vértigo que puede dar Juan Cabrera o la irreverencia de Maxi Batista. Y más arriba, además del dúo Márquez-Martínez, aparece Zampedri como primera variante de peligro.
Este equipo es más ambicioso que aquél post ascenso, más agresivo y decidido. Pero esto, consecuentemente, por momentos lleva a perder el orden y arriesgar más de lo necesario. Aún sigue vigente el cuestionado 4-4-2 que logró el ascenso en 2009.
Este esquema ahora cuenta con dos carrileros incisivos y un Cuqui Márquez decisivo tanto en lo individual como en lo colectivo, pero no se muestra tan sólido desde el fondo, justamente por esa idea de pensar más en el arco de enfrente.
Antes muy defensivo y ahora muy desequilibrado podrá pensar el DT colectivero; y algo de eso hay. De todos modos, en varios partidos de la presente temporada Crucero se mostró balanceado y aplomado, dominó al rival y manejó el partido como pretende. No es fácil, pero cuando se logra, florece ese equipo que con chapa de candidato que ya se ganó el respeto de todos.
Por presente y realidad, hoy Crucero es más que varios ‘grosos’ del ascenso, como San Martín de Tucumán, Talleres de Córdoba, Gimnasia y Tiro y Juventud Antoniana de Salta y Racing de Córdoba, por citar sólo a algunos.
Dio el primer paso. Junto a Douglas Haig de Pergamino, el otro que avanzó de instancia de manera anticipada en la zona Sur, espera por los restantes nueve equipos que buscarán ese soñado ascenso a la Primero B Nacional.
Y aunque aún falte el cruce con los santiagueños afuera y el choque con Antoniana en casa, las miradas ahora apuntan un poco más allá del primer objetivo, donde el horizonte sólo guarda un lugar para el que menos se equivoca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario